•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sin pecar de chauvinista, creo que las celebraciones navideñas de Nicaragua son de las mejores celebradas en el mundo Cristiano. Primero, por el inmenso espíritu de alegría efusiva, de familia y de comunidad, y por la exquisitez de la comida nicaragüense de Navidad.

Ya son casi 24 años que no disfruto la época navideña en Nicaragua, y es lo que más extraño. Pero el pasado 7 de Diciembre, gracias a la Internet, pude “participar” en la Gritería de mi pueblo natal Niquinohomo. Mi familia aprovechó las ventajas de la tecnología usando una cámara conectada a una Laptop para hacerme llegar en vivo la euforia de la gente y el despliegue de juegos de bengala en los cielos de Nicaragua. Esta fue una participación virtual en la Gritería nicaragüense que me emocionó mucho.

Con el paso del tiempo me he acostumbrado a vivir en una sociedad que celebra más los regalos, los árboles navideños y los desfiles comerciales con personajes ficticios de Disney y Hollywood, lo contrario de nuestra cultura Latina que enfatiza más la reunión con familiares, amigos y vecinos. Para los Latinos, diciembre es un tiempo de compartir no solo nuestra comida sino también nuestras alegrías y esperanzas, y amamos mucho la presencia de seres queridos y amigos cercanos a nuestro alrededor.

Para la época navideña, entre los Latinos pareciera que no hay pobres porque en cada casa hay una cena de Nochebuena, no importa que sean solo nacatamales, tamales o una gallina rellena. Durante esta época me gusta viajar imaginariamente al pasado de mi niñez y de mi juventud para “ver” a mi adorada madre presidiendo con aire matriarcal la cena familiar de Navidad, y extraño sus pequeñas manitas indígenas dando un sabor exquisito a la gallinita de patio y a la sopa borracha.

Extraño también aquella unidad monolítica de padre, madre, hijos, hermanos y de familia extendida que cada diciembre florece en Nicaragua. Las celebraciones Navideñas de Nicaragua, junto con su Gritería, son un patrimonio cultural que debe ser resguardado de las influencias de los países nórdicos, donde ya se ha perdido incluso el sentido central de la Navidad.

La mayoría de la gente en la sociedad norteamericana ya no usan mucho el tradicional saludo en inglés “Merry Christmas,” sino la frase “Happy Holidays,” porque se trata de una Navidad mercantilista para impulsar a la gente a gastar y gastar hasta lo que no tienen.

La celebración de Navidad en EU es solo el día 25 de Diciembre, y se hace a puertas cerradas; es una celebración simple e individualista. No hay espíritu colectivo de celebración y esto es lo que nos pone más nostálgicos y tristes a la mayoría de los Latinos que vivimos en EU.

La virtud más grande de los nicaragüenses y los Latinos en general, es que ponemos un sentido de unidad familiar y unidad comunitaria a las celebraciones Navideñas. Traemos esta virtud implícitamente ligada a nuestro carácter festivo y solidario, no importa cuánto tiempo hemos vivido inmersos en una cultura donde no existe el espíritu de vecindad.

Unidad familiar y unidad comunitaria son parte de la identidad nacional de los Latinos, y en particular de los nicaragüenses, durante la Navidad, a pesar de la trágica historia de Nicaragua.

 

Kansas, U.S.A. Diciembre 10/2012.

 

* Periodista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus