• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El pasado 14 de noviembre, se anunció la convocatoria a elecciones cuando Yoshihiko Noda del Partido Demócrata, PD, decidió disolver la Cámara Baja.

En el centro de la campaña de los 12 partidos que asisten a estas legislativas para designar a los 480 diputados de la Dieta (Cámara Baja), está la recuperación económica de la tercera economía del mundo y las relaciones de Tokio con sus vecinos.

A las deterioradas relaciones con China y Corea del Sur por disputas territoriales, se aúna el reciente anuncio de Corea del Norte de que lanzará un cohete de largo alcance.

Shinzo Abe, del Partido Liberal Demócrata, PLD, exprimer ministro (2006-2007), en su campaña evocó su inclinación a enmendar la pacifista Constitución de Japón potenciando las capacidades de las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército) para proteger los intereses nacionales ante el empuje de los vecinos.

En el programa del populista Partido por la Restauración de Japón, encabezado por el polémico exgobernador de Tokio Shintaro Ishihara, también están reforzar el papel del Ejército nipón e incluso elevar el techo de gasto militar.

Recientemente, arrancó la campaña para las elecciones del 16 de diciembre en Japón con los dos principales candidatos en Fukushima, la región golpeada por el accidente nuclear causado por el potente terremoto seguido de tsunami en marzo de 2011.

Yoshihiko Noda, primer ministro y Shinzo Abe, su rival y líder del Partido Liberal Demócrata, favorito para convertirse en nuevo jefe del Ejecutivo, eligieron la capital de la provincia de Fukushima, 60 kilómetros al noroeste de la planta, para sus primeras intervenciones denotando el peso que el debate nuclear tiene en estos comicios.

A su vez, Noda, quien aspira renovar su mandato luego de tres años en el poder, se inclinó por la ciudad de Iwaki, a 40 kilómetros al sur de la central atómica de Daiichi, para pronunciar su primer discurso de campaña.

El actual jefe de Gobierno considera que entre las tareas que su país “debe hacer”, está la de eliminar la energía nuclear en Japón para la década de 2030, una meta establecida oficialmente por su Gabinete el pasado septiembre.

Por ahora, los sondeos indican que el Partido Demócrata de Noda, no renovará su mandato tras su inestable estadía en el poder, en la que han transitado varios primeros ministros.

Si bien Abe desestima retomar la energía atómica en Japón, cuasi paralizada tras el accidente, tampoco defiende explícitamente su uso, comprometiéndose a adoptar una meditada decisión en los próximos tres años.

El futuro de la energía nuclear es un asunto de peso en el país, y los principales candidatos han optado por abrir la campaña en una región donde la amenaza radiactiva ha golpeado duramente la economía local, implicando la salida forzosa o voluntaria de más de 60,000 personas de la provincia desde el accidente.

Además, los políticos nipones saben que sus discursos durante los próximos 12 días son vitales para atraer al 40% de votantes que, según las encuestas, aún están indecisos.

Por su parte, el octogenario Ishihara, optó por abrir la campaña en Osaka (centro), tercera ciudad del país y principal bastión de su partido, donde profirió un duro discurso contra la burocracia que gobierna fácticamente el país desde el final de la II Guerra Mundial.

El polifacético y controvertido Shintaro Ishihara, quien preside el Partido de la Restauración de Japón, se propone sacudir el panorama político nipón al postularse como el candidato de la alternativa en las generales del 16 de diciembre, haciendo política al margen de los burócratas y los partidos tradicionales y aspira a convertirse en tercera fuerza del país.

Yoshihiko Noda, asediado por la oposición presenta una popularidad más baja en las encuestas lo cual quizá llevara al fin de tres años de gobierno del Partido Democrático, PD, en Japón después de haber desbancado al Partido Liberal Demócrata, PLD, tras más de medio siglo en el poder.

En tanto, los sondeos sitúan al opositor PLD, liderado por el exprimer ministro Shinzo Abe, en muy buena posición para ostentar de nuevo el poder.

Sin embargo, buen número de expertos opinan que posiblemente ningún partido obtendrá mayoría absoluta, llevando irremediablemente a una coalición para formar un nuevo Gobierno, por lo que el rol de partidos como el de Ishihara acaso podría llegar a ser determinante.

*Abogada y Notaria Pública