Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

En el artículo anterior he presentado el concepto de Sociedad Civil, su importancia a nivel mundial y nacional, y su conformación en nuestro país. En este segundo artículo voy a presentar brevemente el tema de las relaciones entre el Estado y la Sociedad Civil, para finalmente hacer un balance de los aportes y retos que enfrenta la Sociedad Civil en Nicaragua.


¿Cómo se vinculan el Estado y la Sociedad Civil?
Existen diversas relaciones que se pueden establecer entre el Estado y las OC, dependiendo del sistema político establecido en la Constitución y en las Leyes, también depende del gobierno que administra el Estado y del tipo de OC. En principio, se pueden establecer relaciones de cooperación entre Estado y las OC para implementar programas sociales, o se pueden observar relaciones de incomunicación o de confrontación entre ambos.

Por un lado, el Estado establece normas reguladoras para la creación y funcionamiento de organizaciones civiles y debe garantizar las libertades y derechos ciudadanos. Por otro lado, en los sistemas democráticos la Sociedad Civil elige las autoridades de gobierno, incide en las políticas públicas, vigila el desempeño de funcionarios y el uso de los recursos públicos.

La Constitución Política de Nicaragua establece un sistema político democrático representativo y participativo, donde “Los/as ciudadanos/as tienen derecho de participar en igualdad de condiciones en los asuntos públicos y en la gestión estatal. (Arto.50). Se reconocen los derechos civiles y políticos de los/as ciudadanos/as a constituir organizaciones, participar en la gestión pública, elegir al gobierno, solicitar información pública y vigilar el desempeño de funcionarios del Estado. La Participación Ciudadana ha sido definida legalmente como “el proceso de involucramiento de actores sociales en forma individual o colectiva, con el objeto y finalidad de incidir y participar en la toma de decisiones, gestión y diseño de las políticas públicas (Ley 475-2003 Arto.4).


Las leyes del país establecen diversos espacios para el diálogo y la concertación entre el Estado y la Sociedad Civil:
T A nivel municipal: el Comité de Desarrollo Municipal, los Cabildos Municipales, el Consejo Educativo Municipal, el Consejo Municipal de Salud y Comité de Prevención de Desastres.

T A nivel departamental y regional: los Comités de Desarrollo Departamental o Regional (RAAN-RAAS)
T A nivel nacional: el Consejo de Planificación Económico y Social (CONPES) y las Comisiones Sectoriales en las áreas de Salud, Educación, Transporte, Trabajo, Ambiente, Turismo, Agraria, Juventud, Consumidores, Minería, Café y otras.

Según la ley, el gobierno debe consultar a las organizaciones ciudadanas los proyectos de políticas públicas antes de aprobarlas, tanto de leyes a nivel nacional como de ordenanzas municipales. También el Estado debe brindar información pública a cualquier ciudadano u organización civil que lo solicite. Las OC pueden presentar a las autoridades estatales las inquietudes de la población y plantear propuestas constructivas de políticas públicas (leyes, ordenanzas, programas) que los funcionarios de gobierno deben tener en cuenta. Por ejemplo, a nivel municipal, todos los años la Alcaldía debe consultar su propuesta de Presupuesto Anual y Plan de Inversiones, y debe informar y rendir cuentas de su gestión municipal.

El gobierno actual ha creado por Decreto (112-2007) una nueva forma de relaciones entre la Sociedad Civil y el Estado a través de los Consejos (CPC) y los Gabinetes de Poder Ciudadano (GPC), desde el nivel local al municipal, departamental, regional y nacional, bajo la conducción de la Presidencia. En su Plan de Desarrollo Humano 2007-12 y en las políticas sectoriales de gobierno, los CPC-GPC son presentados como el interlocutor único de la Sociedad Civil nicaragüense. Esto ha sido criticado porque existe una diversidad de organizaciones civiles que se sienten excluidas, además porque se superponen con las instancias de concertación establecidas legalmente.

Dada la subordinación de los CPC-GPC al partido en el gobierno, se les ha calificado como organizaciones “para-estatales” cuya sostenibilidad depende del resultado de las próximas elecciones nacionales. Sin embargo, hay que reconocer que los CPC han sido efectivos a nivel comunal en obtener beneficios de gobierno central a través de programas como Hambre Cero, Usura Cero y Casas para el Pueblo. Las preguntas que muchos se hacen: ¿Qué piensan los que no son beneficiados por estos programas de limitado alcance? ¿Qué sucederá con los actuales miembros de los CPC cuando disminuyan los beneficios económicos?

¿Cuáles son los principales aportes de la Sociedad Civil en Nicaragua?
Es indudable que en nuestro país existe una rica diversidad de organizaciones civiles de distinto tipo donde la población participa de forma voluntaria en la satisfacción de sus intereses y en el diálogo con otros actores sociales y estatales. Así encontramos sindicatos de trabajadores, cooperativas, movimientos sociales, gremios empresariales, organizaciones religiosas y filantrópicas, asociaciones comunales, pueblos y comunidades indígenas, organizaciones de desarrollo, centros de educación e investigación, organizaciones ambientalistas, de derechos humanos, de mujeres, de niños y jóvenes.

Entre los aportes al desarrollo humano del país que han realizado las Organizaciones Civiles en las últimas décadas, se destacan los siguientes logros:

T La generación de empleos y la producción de bienes y servicios.

T La atención de demandas de sectores excluidos de las políticas públicas.

T El fomento de la participación ciudadana y de las organizaciones sociales.

T La educación y protección de los derechos humanos y ciudadanos.

T La promoción de relaciones de equidad y de respeto a mujeres, niños y comunidades indígenas.

T La incidencia en políticas públicas para atender demandas ciudadanas.

T La auditoría del uso de recursos públicos y del desempeño de funcionarios.

T La articulación en redes temáticas a nivel nacional y regional.


¿Cuáles son los desafíos que enfrentan las Organizaciones Civiles?
Los principales retos que deben abordar las organizaciones civiles nicaragüenses para fortalecer su labor y su aporte al desarrollo humano, equitativo y sostenible del país, pueden resumirse en los siguientes puntos:
T Promover una ciudadanía consciente y participativa.

T Alcanzar una sostenibilidad económica y organizativa.

T Mayor eficiencia y transparencia pública en su quehacer.

T Promover un nuevo liderazgo democrático, responsable y eficiente.

T Evaluar, sistematizar y divulgar las mejores experiencias de desarrollo.

T Mantener una autonomía frente al Estado, los Partidos Políticos y la Cooperación Externa.

T Fortalecer alianzas y redes de Organizaciones Civiles que trabajen por el desarrollo humano a nivel municipal, nacional y regional.

T El trabajo de las Organizaciones Civiles locales y sectoriales debe tener en cuenta una visión más amplia a nivel nacional y global.

T Incidir para mejorar y flexibilizar el marco legal sobre las organizaciones civiles para facilitar su creación y funcionamiento.

T Promover en los funcionarios del gobierno que tengan una actitud de respeto y colaboración con todas las Organizaciones Civiles sin exclusiones partidarias.

T Fortalecer los espacios de concertación entre el Estado, la Sociedad Civil y las Empresas Privadas

Dada la grave y compleja problemática que sufre la población de Nicaragua actualmente, es preciso superar posiciones excluyentes e intolerantes para aunar los esfuerzos y los recursos de los distintos actores sociales, tanto del Estado como de las organizaciones civiles, las empresas y los organismos de cooperación, a fin de impulsar un plan consensuado de desarrollo humano y sostenible a largo plazo. En este esfuerzo, las diversas organizaciones de Sociedad Civil pueden aportar su riquísima experiencia y sus capacidades para la construcción de una sociedad democrática, tolerante y justa.


*Historiador y Sociólogo