•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El fallecimiento de la cantante estadounidense de origen mexicano (Chicana o Pocha) Jenni Rivera, hermana del también vocalista Lupito o Lupillo Rivera, ya es periódico de ayer. Pero no así la música de la que se hizo reina, un género folclórico mexicano conocido como Banda o Tambora, confinado este a los estados norteños de México, los bien sureños de la Unión Americana y desconocido para nosotros los nicaragüenses.

Era yo chavalón cuando en 1959, recién graduado de ingeniero, conseguí mi primer trabajo en la Compañía Azucarera de Los Mochis en Sinaloa, México. Recuerdo que el primer sábado hubo una fiesta por el inicio de la zafra y de bienvenida al pueblón, que entonces era Los Mochis. Dos calles anchas conformaban el centro. Los lugares de moda, Hotel Santa Anita y el Motel de Billy Chapman, brillaban.

Fue precisamente en el primer albergue donde se dio la bailadera y mi primer contacto con la música de Banda, que se bailaba emparejado a manera de corrido cadereado unas piezas y como valses rápidos con quiebres de cintura, otras. Bien me vino el vacilón, pues para el final del festejo un experto me sentía convertido. No rememoro la figura del cantante solista, eso que le dí también a la Tambora en Guasave, Topolobampo y Culiacán.

Mi enganche con el género vino por su similitud con nuestros chicheros o armónicos con la diferencia del gran formato de la Banda, compuesta por unos treinta músicos de viento, incluyendo bombos, redoblantes y platillos. De allí lo de Tambora. Con el avance del género, grabaciones discográficas e incorporación de sistemas de sonidos surgió sin duda el cantante, pero eso no lo viví.

Jenni murió en un accidente de aviación en el pináculo de su carrera. Se une, entre otros, a su paisano creador del bolero ranchero Pedro Infante, ídolo iberoamericano, caribeño y a los mundialistas Carlos Gardel, cuando su avión trimotor Ford chocó con otro igual en la vieja pista de Medellín, Colombia, al momento del despegue en junio de 1935, y a Glenn Miller el Rey del Swing, cuyo aparato nunca apareció cayendo en el Canal de La Mancha en diciembre de 1944.

Descansa en paz Reina y Diva de la Banda, de la música alegre y bochinchera. Estoy seguro algún pedestal te fabricarán en alguna población del Estado de Sinaloa, cuna del estilo musical que te distinguió.

 

* Ingeniero y musicógrafo.