•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El título del presente artículo hace referencia a un término que Agusto C. Sandino promovió para el futuro de América Latina, esto concepto se refería la formación de una alianza entre los pueblos latinoamericanos para desarrollarnos y mantener la soberanía de América Latina frente a otras potencias. Sandino era un hombre visionario, a finales del siglo XX, los británicos humillaron con una derrota militar a la Argentina que reclamaba las islas Malvinas. Hoy por hoy, los bloques económicos controlan el mundo.

El héroe Agusto C. Sandino expresó que si los gobiernos de las naciones que iban a la cabeza de la América Latina hubieran sido presididos por un Simón Bolívar, un Benito Juárez o un San Martín, otro habría sido nuestro destino.

Sandino, mediante escritos trató de forjar la Alianza o Nacionalidad Latinoamericana, lo cual nunca se concretizó; él aspiraba a unir —en todos los ámbitos— a las veintiuna naciones. Ante la intervención militar norteamericana, él comprendió y sintió la necesidad de estar juntos para poder enfrentar a las potencias depredadoras que se aprovecharon de la desintegración y dispersión de los estados latinoamericanos. Ninguno de los grandes gobiernos de América Latina apoyó oficialmente la heroica resistencia que libró Sandino.

Los intereses de las oligarquías locales en Hispanoamérica privaron sobre los beneficios y ventajas de lograr una unión y cooperación. La falta de integración por parte de los gobernantes todavía prevalece en la actualidad.

Hace unos cuantos siglos cuando en Europa septentrional se avanzaba sociológica y políticamente, al igual que se eliminaba el concepto del rey, como el creador de la ley y la personificación de la misma, esos gobiernos acogen ideas más democráticas, exceptuando posteriormente Alemania con Adolfo Hitler. En el mismo siglo XX, España tiene su propio dictador, Francisco Franco, y siguió siendo relegada como el país más atrasado de Europa. Igualmente, en muchos países latinoamericanos, los oligarcas se atribuían mayores privilegios sin respetar la ley, así como lo hizo la familia Somoza en Nicaragua, Fulgencio Batista en Cuba, el dictador paraguayo Alfredo Stroessner, Rafael Videla en Argentina, etc.

Con intenciones expansionistas del destino manifiesto y la doctrina Monroe, EU aplica la antigua frase “divide y vencerás”, así apoyó la “independencia de Panamá”, territorio que separó de Colombia a fin de construir y dominar el Canal de Panamá.

Aquí, vemos como políticos conservadores y liberales carentes de integridad solicitaron la intervención para obtener el poder político, así fue como llegó el filibustero, William Walker, quien logró proclamarse temporalmente presidente de Nicaragua. En otros países hermanos, las oligarquías o clases en el poder aceptaron la intervención para preservar sus privilegios.

Nuestro atraso educativo, técnico y científico se debe a culturas políticas o ideologías erróneas y antidemocráticas, donde gobernantes con poca o ninguna visión, no priorizaron lo más importante para el desarrollo de los pueblos, que pudo haber sido la Alianza Latinoamericana propuesta por Sandino y la educación formal.

Sin haber cumplido todavía el centenario de la muerte de Sandino, sus nobles ideales parecen haber quedado olvidados en el pasado. Es evidente que la ideología predominante y los medios de comunicación del norte son los que bombardean a diario a los pueblos latinoamericanos. En la actualidad, las ideas de Sandino parecen ser solo una utopía, ya que muchas empresas de países desarrollados, inclusive países asiáticos, siguen explotando con creces la mano de obra barata y los recursos de América Latina.

En conclusión, con la globalización, los grandes bloques económicos en sociedades de conocimiento a nivel mundial son los que seguirán determinando el futuro de aquellos países donde los gobernantes no pudieron visualizar el futuro de las presentes y futuras generaciones.

 

* Escritor y docente.

Rolando2@fulbrightmail.org