•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En julio 2012 el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, declaró en Londres que esa entidad hará todo lo necesario para preservar el Euro e intervendrá inmediatamente que las presiones sobre la prima de riesgo presionen la efectividad de la política monetaria de los países emisores de deuda. Esas declaraciones provocaron una reacción positiva en los mercados europeos, reduciendo de inmediato las primas de riesgo de España e Italia, países de la eurozona que en ese momento eran los más afectados por los ataques especulativos sobre sus deudas.

Las autoridades españolas señalaron recientemente que el mercado de deuda ha mejorado debido a los siguientes factores: 1) el acuerdo alcanzado por la eurozona y el FMI sobre Grecia –disminución de la deuda griega en 40,000 millones de euros a un 124% del PIB para el año 2020 a través de un paquete de medidas-; 2) el anuncio de la intervención del BCE para apoyar al Euro; y 3) el acuerdo para establecer un supervisor único europeo de la banca, a partir de 2014.

Además, España señaló que está realizando uno de los mayores ajustes entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, de tal manera que el déficit se verá reducido sustancialmente en 2012 y 2013, aún cuando se incremente la Deuda Pública.

En este contexto, las autoridades españolas señalan que por el momento no tienen pensado pedir el rescate para activar la intervención del BCE, aunque pudieran hacerlo en el futuro. Sostienen que, en todo caso, no sería un rescate como en el de Portugal o Irlanda, sino una intervención del BCE en los mercados de deuda para reducir los costos de financiación de España.

Con el ¨Rescate a la española¨, el BCE se convierte en comprador de deuda de España cubriendo de forma ilimitada las subastas actuales del Tesoro español y comprando también en el Mercado secundario, para bajar las tasas de interés.

Para que el plan de compra de deuda sea ilimitado, el monto de las compras deberá ser esterilizado por las autoridades españolas, retirando de la economía tanto dinero como el que se inyecte. El instrumento a utilizar será el coeficiente legal de caja de las entidades financieras, a fin de reducir la capacidad de creación de dinero bancario.

La consecuencia negativa de usar ese instrumento es que se reduce la concesión del crédito bancario a empresas y particulares, produciendo un efecto contractivo en la economía por la mayor caída de consumo y de inversión. Por eso es urgente acelerar la reforma financiera, a fin de que los bancos vuelvan a ser entidades activas.

Uno de los principales elementos para avanzar hacia una mayor integración, es la Unión Bancaria. Al respecto, los Estados miembros decidieron que la implantación del mecanismo único de supervisión bancaria será una condición indispensable para la posible recapitalización directa de los bancos a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

El BCE, cuyo objetivo fundamental es mantener la tasa de inflación a un nivel cercano pero inferior a 2% a mediano plazo, prevé un alza de precios de 2,5% en 2012 y de 1,9% en 2013.

Las previsiones del BCE para la economía de la Eurozona indican que en 2012 la recesión supondrá una contracción del 0,4% del Producto Interior Bruto (PIB) frente a la caída del 0,1% prevista con anterioridad. Para el 2013, el BCE calcula el crecimiento en un 0,5% frente al 1% previsto en junio de este año.

En conclusión, no debe descartarse la posibilidad de un rescate total a España, dada la profunda contracción que enfrenta esa economía, con una tasa de paro del 25 por ciento, y con una limitada paciencia de los inversores en bonos.

El riesgo latente es perder la oportunidad de utilizar los fondos de emergencia de manera controlada, mientras los mercados mantienen una relativa calma. Si el gobierno se ve forzado a pedir la ayuda por un repentino deterioro en las condiciones del mercado de bonos, entonces las finanzas españolas podrían entrar rápidamente en un caos que elevaría el costo del rescate.

Cabe señalar que cualquier estabilidad macroeconómica que se logre no debe soslayar el hecho de que las medidas de austeridad han desencadenado protestas y huelgas en diferentes sectores, y que el costo social del ajuste ha llegado a niveles insospechados, con un efecto negativo de empobrecimiento de la clase media española.

 

* Economista.