•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Algunas publicaciones han destacado recientes declaraciones de la embajadora de Estados Unidos según las cuales la principal preocupación de su país en Nicaragua sería el buen funcionamiento de la democracia: Entrevista 2-9-11 publicada en Confidencial, ver también declaraciones atribuidas a ella en END 27-9-12. Ver comentarios de Francisco Aguirre el 4 y entrevista a Arturo Cruz del 11 de septiembre END.

Notemos que, independientemente de la sinceridad o entusiasmo por la defensa de la democracia que esas declaraciones puedan contener, es notoria la fuerza de sus palabras cuando, hablando de los grandes contribuyentes americanos y otros patrones cuya opinión es la que vale en la democracia que tienen allá, dice: “ellos también quisieran saber si estamos dando asistencia a un país, cómo están usando sus propios recursos para sus prioridades, y si son las mismas prioridades en que estamos enfocados”.

Esas palabras evocan la formulación del documento secreto NSC 5432, citada por el lingüista Noam Chomsky en un libro (pg.49) que mencionaremos adelante: “El mayor peligro para los intereses de EU es el que plantean los “regímenes nacionalistas” que responden a la presión popular por una mejora inmediata en los bajos niveles de vida de las masas y la diversificación de la economía”.

Ojala fuera cierto en alguna medida que quisieran favorecer la democracia. Porque: ¿quién podría estar contra la promoción de la democracia, entendida como mayor influencia de la gran mayoría de la población sobre las élites gobernantes y/o privilegiadas?

Todavía estamos llorando a nuestros hermanos sacrificados en la guerra que EU nos infligió hace apenas algunos años para destruir el régimen más democrático –y de lejos, incluyendo al actual- que ha existido nunca en este país. Nuestro orgullo y justificación para los que invertimos parte de nuestra vida en protegerlo.

Con su intervención consiguieron que se implantaran aquí después gobernantes que, o se enriquecían pescando desde su casa, o se llenaban directamente las bolsas con el erario público. Un gran retroceso para la democracia y un inmenso daño moral del que todavía no estamos cerca de recuperarnos.

No era la primera vez que nuestros compadres norteamericanos nos ayudaban a implantar la democracia: son ellos los que entronizaron a Somoza, sobre una guardia nacional que ellos crearon. Hay una recurrente cita espuria que captura el espíritu de la relación: Somoza “our son of a bitch”.

Uno podría pensar que es nuestra mala suerte. Es edificante en el contexto de estas declaraciones y comentarios releer la síntesis que Noam Chomsky (según el New York Times: “arguably the most important intelectual alive”) hiciera del rol de EU en promover la democracia en el mundo, en el libro “Deterring Democracy” (Desterrando a la democracia), 1992. Hill and Wang, New York.

Solo podemos mencionar aquí algunas de sus principales hazañas. Cerca de nosotros, y en cualquier orden: el derrocamiento de Arbenz en Guatemala, golpes de estado a Chávez, a Allende y a Zelaya en Honduras. En otras partes del mundo Chomsky menciona entre muchos otros beneficiarios a Grecia (después de la segunda guerra mundial), Indonesia, Tailandia, Corea, Vietnam… La lista es interminable, y sigue alargándose: Irak, Libia, Afganistán y ahora Siria.

Después de revisar la evidencia histórica sobre las mayores o más claras intervenciones Chomsky parece concordar con Bolívar quien, parafraseando una cita que aunque fuera apócrifa no dejaría de ser cierta, habría dicho: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar el mundo entero de miserias en nombre de la democracia”.

¡Amigos del gobierno de los Estados Unidos, por favor ya no nos ayuden tanto, compadres!

 

* Doctor en Lingüística por el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

danilo.salamanca@yahoo.com