•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Masaya cantada por Rubén Darío, es la ciudad más alegre de Nicaragua, por sus constantes fiestas populares. Por Ley de la Asamblea Nacional, entonces bajo la Presidencia del Dr. Iván Escobar Fornos, en solemne sesión celebrada en el Mercado de Artesanías, siendo Alcalde Municipal liberal el Dr. Fernando Padilla Algaba, fue declarada “Capital del Folklor Nicaragüense” el 23 de octubre del año 2000.

Masaya es rica en tradiciones, mitos y leyendas. Los Torovenados tienen sus raíces en nuestros ancestros, para burlarse de los ricos y clases sociales, remedándolos y representando el Teatro Callejero. Eran sacados por personas que pagaban promesa a San Jerónimo o grupos amantes del folklor sin regularidad.

Cuentan que el primer Torovenado fue sacado por el cacique monimboseño Botoy. En 1961 un grupo de jóvenes monimboseños decidieron rescatar nuestra cultura fundando la Cofradía del Gran Torovenado del Pueblo. Eran Elías e Israel Rodríguez, organizados en Hueves, que son la máxima autoridad, el Consejo de Ancianos, los Principales y los Tayacanes, conforme viejas organizaciones indígenas ancestrales.

Desde junio los Cofrades organizan el Magno Evento de las Fiestas Patronales correspondientes a Monimbó. En julio eligen las autoridades, nombrando mayordomías de colaboradores, petición de premios para los mejores disfrazados y comparsas. En Agosto es el Requerimiento a los electos, en septiembre es el Traspaso de Poderes en la Plaza de Magdalena, juramentación e imposición de Bandas a los Mayordomos del Torovenado, de Los Ahuizotes y Alcalde de Vara, con sus respectivas reinas, y la India Bonita; premiación de los Cofrades destacados y colaboradores con las Órdenes del Olote, del Cuero y la Cruz Gardánica, máxima condecoraron.

El 20 de Septiembre los Cofrades desfilan desde Magdalena para estar presentes en la Bajada de San Jerónimo nuestro Santo Patrón, comenzando las Fiestas Patronales que duran tres meses. En octubre Baile Popular de La Mocuana. El último jueves de octubre es la Vela del Candil. Al día siguiente Procesión de los Ahuizotes, saliendo de Magdalena a las ocho de la noche, asistiendo más de diez mil personas y más de mil Ahuizotes, terminando a media noche. El sábado en Magdalena Comida Popular para el barrio de Monimbó, y en la noche alegre Alborada.

El último domingo de octubre es el Torovenado. Ese día comienza con Diana alegrando la ciudad. A las 10 de la mañana la Cofradía se reúne en el Parque Central, saliendo en imponente desfile encabezado por un Cabeza de Toro y Venado, que va bailando. Después las Banderas de Nicaragua y del Torovenado, con los Estandartes, seguidos por los niños Mazahuales, hijos de Quezalcoalt, la Serpiente Emplumada que volaba y se transformaba en hombre, dios mitológico de Monimbó, quien les enseñó el uso del fuego para cocer sus alimentos y alumbrarse en las noches sin lunas, quien también trajo de Angola, África, la marimba, para deleite musical de su amado pueblo.

Siguen los Mayordomos con sus reinas, luciendo lindos vestidos multicolores, todos con sus bandas, símbolos de autoridad, y por último los Cofrades, acompañados de alegres chicheros y tronar de pólvora para marchar a Magdalena a sacar al Gran Torovenado del Pueblo, deleitando los disfrazados a los miles de turistas que asisten; remedando a personajes y políticos del momento, lo mismo que instituciones y costumbres populares.

 

* Periodista colegiado y miembro del Centro Nicaragüense de Escritores.