•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dolorosa es la secuencia histórica que precede a la fundación del Partido Liberal Independiente (PLI), decisión tomada la noche del 12 de Enero de 1944, por un grupo de prominentes liberales en el velorio del Dr. Manuel Cordero Reyes, -1888-1944-.

Puede colegirse que tal decisión fue la primera protesta contra Somoza García, gesto que después adquiriría color escarlata. Ya habían sido derrocados Ubico en Guatemala; Hernández en El Salvador; Carías en Honduras. En 1944 Somoza se entronizaba en el poder por algún apoyo de la Guardia y de la simpatía de Washington. Nicaragua debía ser anclada en aguas mansas tras sus guerras civiles; sublevaciones, golpes de estado. Washington necesitaba paz en su aliado centroamericano y ello debía obtenerlo sosteniendo en el poder a un político y soldado, como Somoza García.

En 10 años -1934/1944-, Somoza había demostrado sus ambiciones. El asesinato del General Sandino; el derrocamiento del Dr. Sacasa; el sometimiento del Congreso y de la Guardia; tolerancia de intelectuales, obreros; voracidad; la represión por la promoción de su candidatura por ser militar; todo ello había lesionado el sentimiento popular. Fue Cordero Reyes quien lideró esa rebelión cívica de intelectuales, artesanos, amas de casa, y de liberales de limpia trayectoria.

Por ello, en la noche de su muerte, sus ideales fueron la bandera de lucha del nuevo Partido Liberal Independiente. Documentos de la época señalan a los doctores Salvador Buitrago, Macario Estrada, Enrique Espinoza, Luis Ortega, Arturo Velásquez Alemán, Raúl Mayorga, Eduardo Narváez y Alejandro Zúniga Castillo, como los fundadores del partido.

Después se sumarían más liberales honorables, como los doctores Alejo Icaza, Enrique Lacayo Farfán, Juan Manuel Gutiérrez, Rosendo Arguello, Luis Martínez Reyes, Lili y Alejandro Lacayo; Nicolás Osorno, Fernando Saballos, Enoc Aguado Farfán y cientos más.

El objetivo del naciente partido era impedir las pretensiones continuistas de Somoza, instaurar una democracia sólida, con Instituciones firmes en la búsqueda del bienestar nacional o derrocarlo. Somoza desató una persecución y represión contra el nuevo Partido, al que se le negó su personería jurídica durante décadas; su lucha y vigencia se consolidó en su primera Convención Nacional el 3 de Septiembre de 1946.

Han transcurrido décadas de lucha, dolor. Sus mártires: Uriel Sotomayor, Edwin Castro Rivera, Ausberto Narváez, Manuel Díaz y Sotelo, Julio Alonso Leclair, Napoleón Ubilla Baca, José Adán Rodríguez, enlutan su honor. Uno de sus miembros -Rigoberto López Pérez- fue quien ejecutó el atentado contra Somoza García en septiembre de 1956; rebeldes PLI han participado en sublevaciones contra toda dictadura. Es el único Partido cuyos estatutos permiten y justifican la rebelión política.

Su política de alianzas ha sido amplia. En 1947 con el Partido Conservador; en UDEL, en la UNO; el PLI sostenido por el Movimiento Vamos con Eduardo no es el histórico. En enero de 2010 su dirigente buscó al PLI para usar su casilla; fue un error craso admitirlo. Se firmaron unos acuerdos, inútilmente; desplazaron a los PLI históricos y pusieron en sus directivas a personas de su Movimiento, que es individualista. Violó muchos estatutos.

Los recursos de inconstitucionalidad porque el PLI sea restituido a sus cuadros históricos, duermen en los escritorios de los Magistrados de la Suprema. Pero el bien, la justicia y el derecho prevalecerán por sobre todo abuso. La Historia así se lo ha demostrado al verdadero PLI en sus 69 años de lucha firme y sostenida contra todo tipo de dictadura. El espíritu de Cordero Reyes aún vive y la lucha de Díaz y Sotelo prevalecerá.

 

* Abogado y Notario.

Juan3722@yahoo.com