•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La contradicción entre crecimiento económico y desarrollo de un país hacen evidente el nivel de pobreza cuando analizamos los números en frío. Continuamente oímos, vemos y leemos por todos los medios que Nicaragua viene creciendo gradualmente, sin embargo y sin temor a equivocarme puedo decir que la mayoría de la población no percibe este crecimiento de forma tangible.

Haciendo un análisis muy superficial de algunos números al cierre del año recién pasado podemos corroborar esta afirmación y entender las razones lógicas del por qué se da esto, y peor aún, que no se resolverá en el futuro próximo.

Cuando vemos que el 69 % de las personas en edad de trabajar se encuentran empleadas parecería que las cosas no están tan mal a pesar que esto significa que 2.5 millones de personas se encuentran empleadas de un universo de 3.5 millones aproximadamente, es decir, 1 millón de posibles cabezas de familia se encuentran en el desempleo.

Ahora bien, ese porcentaje de empleo tiene todavía muchas aristas que nos permiten tener un panorama más claro del supuesto crecimiento económico y es que el 80% de ese 69% se encuentran empleados en las actividades económicas de mayor desigualdad salarial, dicho de otra forma, 2 millones de trabajadores realizan actividades laborales con ingresos mínimos que los mantienen en nivel de pobreza.

Lo más preocupante y nuevamente sin temor a equivocarme es que la razón de este dato simple está en que más del 80% de esa tasa de empleo tienen niveles educativos de secundaria, primaria y en el peor de los casos ninguno.

No es de extrañarse que Nicaragua se encuentre en el peor de los puestos de competitividad con respecto al resto de la región.

La falta de una fuente informativa creíble no nos permite saber con mucha certeza algunos datos necesarios como el nivel de inversión en educación de calidad (remarco calidad) con lo que podríamos tener una idea más clara de que la calidad de vida de los empleados mejorara.

Si en realidad estamos creciendo como se publica, ¿donde se está quedando toda la riqueza producto de ese supuesto crecimiento?

Es muy probable que la proporción en la que los sectores elites están generando más riqueza no sea la misma en la que mejore la calidad del empleo, justificado o no.

Mientras las políticas públicas sigan enfocadas en populismos clientelistas con fines electoreros y en la conformación de un Súper Estado que trate de resolverle las necesidades a toda la población, no será posible que ese crecimiento en realidad represente que la mayoría de la población vive acorde al mismo.

Las propuestas de los partidos políticos se alejan cada vez de las necesidades reales de la sociedad y el electorado resignado a vivir sumergido en su pobreza elige la alternativa menos mala.

Difícilmente la actual generación de dirigentes en ambos bandos pueda cambiar esta realidad, pues los resultados en educación se ven a largo plazo. Le tocará al relevo generacional cargar con esta deuda que crece cada día y es muy probable que sea otra generación la que vea los resultados.

 

* Ingeniero industrial.