•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Históricamente la relación entre las alcaldías y los Pueblos Indígenas han sido de carácter conflictivo, el primero, fue el ente encargado por el Estado Central para sustituir, controlar o desestructurar a los pueblos indígenas, especialmente aquellas que habían logrado cierta autonomía y mantenían control territorial efectivo.

En la década de los 90, como producto de la lucha de los Pueblos Indígenas, el Estado comprende que la sociedad nicaragüense es históricamente diversa culturalmente, por lo que reconoce los derechos de los pueblos indígenas a “mantener y desarrollar su identidad y cultura, tener sus propias formas de organización social, administrar sus asuntos locales, mantener sus formas comunales de propiedad de sus tierras, el goce, uso y disfrute de las mismas”.

El Estado se compromete además a generar acciones que vayan en dirección del respeto a la diversidad cultural, la protección del territorio, a sus pobladores, sus leyes consuetudinarias y el diálogo previo para cualquier explotación de sus recursos naturales.

En este contexto la presencia de lideresas indígenas en los gobiernos locales de Cusmapa, San Lucas y Mozonte, es un espacio favorable para fortalecer su autonomía, libre determinación, contribuyendo en el diseño de gobiernos interculturales que puedan plasmar sus visiones del desarrollo sostenible para garantizar el buen vivir en el marco de una convivencia armónica, justa y equilibrada.

Si bien, todas ellas fueron electas en la casilla 2 del FSLN, una vez concluido el proceso electoral se preparan para abrir las puertas a todos los ciudadanos y ciudadanas sin miramientos políticos o partidarios.

Las nuevas autoridades indígenas se han comprometido a respetar el modelo político y social actual sin perder de vista la perspectiva plurinacional e intercultural, abriendo espacios de diálogo entre la diversidad de actores, donde cada actor exponga su visión y reconozca la visión del otro, desde el debate respetuoso y de crítica propositiva.

Por estas razones, actualmente, en esos territorios “se vive una fiesta de la diversidad cultural que se siente en todos los territorios; en segundo lugar se celebra la participación social de todo el vecindario que convive con nosotros, y en tercer lugar un encuentro entre todos en armonía con la madre naturaleza”, destacó doña María Elena Díaz, dirigente indígena de San José de Cusmapa, quien acaba de ser electa como Alcaldesa Municipal en ese territorio.

De ahí que la jornada electoral del domingo 4 de noviembre con algunos brotes de violencia confirmó el liderazgo de tres mujeres indígenas chorotegas que se aprestan a dirigir las riendas de los gobiernos locales en Mozonte, San Lucas y Cusmapa, para poner en práctica un modelo de gobernanza intercultural en donde prevalezca “la cultura, costumbres y tradiciones que nos legaron nuestros antepasados”, afirmó doña Consuelo Rivera, electa Alcaldesa de Mozonte.

La integración de indígenas y no indígenas en los planes de desarrollo local, es un proceso lento que no puede completarse de la noche a la mañana. “La convivencia armoniosa pasa porque todos los que habitan en esos territorios se sientan cómodos y se adapten a las condiciones reales existentes”, manifestó doña Daysi Pérez, alcaldesa electa por el pueblo indígena de San Lucas.

Hay que estar claros que una sociedad diversa es no sólo una sociedad más próspera, sino también más libre, abierta y tolerante, rasgos que tradicionalmente han caracterizado una gobernabilidad intercultural justa, equitativa y en armonía con la madre naturaleza.

En este sentido el compromiso adquirido por las alcaldesas indígenas con la población es mantener en lo posible un alto grado de convivencia intercultural, para que la sociedad no se fragmente en una pléyade de grupos aislados que no se comunican entre sí, y prevalezca en la esfera pública un consenso basado en la argumentación y el diálogo que permita la coexistencia pacífica y la cooperación responsable entre indígenas y no indígenas.

Las principales propuestas, resultados y conclusiones de la fase de consulta para la elaboración de agendas y planes de gobierno intercultural, plantean optimizar la coordinación entre los recursos existentes, reforzar las acciones de formación orientadas al fortalecimiento de capacidades y búsqueda de empleo, así como mejorar los canales de información utilizando nuevas tecnologías que permitan una gestión más eficiente.

 

* Periodista.