Carlos Tünnermann Bernheim
  •  |
  •  |

“Sembrando con lágrimas… cosechando con regocijo” es el hermoso título del libro que se presentó anoche, que contiene una reseña del desarrollo histórico de la benemérita obra realizada por la Universidad Politécnica de Nicaragua, en sus primeros cuarenta años de fecunda existencia.

La Upoli fue creada en el año 1967, un año muy propicio para la cultura nicaragüense. Ese año el país conmemoró, con legítimo orgullo, el primer centenario del nacimiento de su máxima gloria nacional, Rubén Darío. En homenaje a este acontecimiento, la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, que en ese entonces quien escribe tenía el honor de ejercer su rectoría, puso la primera piedra del “Recinto Universitario Rubén Darío”, donde hoy funciona la UNAN-Managua.

Fue en este contexto que, en un día auspicioso para la educación superior del país, la Convención Bautista de Nicaragua, fiel a su espíritu cristiano y a su vocación educativa y evangélica, decidió crear una institución de nivel superior no universitario, encargada de impartir carreras técnicas de ciclo corto: el Instituto Politécnico de Nicaragua (POLI), siendo su primer Rector el entonces Lic. Norberto Herrera Zúñiga. En 1977, el POLI se transformó en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

El libro que hemos aludido es la historia de una sostenida y generosa voluntad de transformar el lema de la Upoli “Sirviendo a la Comunidad”, en una abundante cosecha de logros, que hoy la sociedad nicaragüense, tras cuarenta años de esforzada siembra, recolecta con regocijo y reconocimiento. Además, es un valioso aporte a la historiografía de la educación superior nicaragüense, tan escasa de cultivadores.

El libro pone de manifiesto la influencia que en el desenvolvimiento de la Upoli han tenido las administraciones de sus tres rectores, al punto que cada uno de ellos simboliza una etapa muy significativa de su desarrollo institucional. En la fundación y primeros pasos, así como en la primera fase de su vida institucional universitaria (1973-1979), es imborrable la huella de la labor de su rector fundador, el Dr. Norberto Herrera. A esta primera etapa pertenece el comienzo de la proyección internacional de la Upoli, al ingresar a la Fupac y a la Udual. También sufrió, en esos años, el impacto del terremoto de 1972, que destruyó sus instalaciones provisionales, lo que no hizo decaer el ánimo de su Patronato y de su rector, sino que muy pronto se recuperó y dio inicio a la construcción de su primer campus propio.

La segunda etapa de la historia de la Upoli vivió las consecuencias de los profundos cambios que en la década de los años ochenta experimentó el país. En esta etapa fue sobresaliente la actuación de su segundo rector, el Lic. Sergio Denis García, a quien le correspondió sortear toda clase de conflictos y dificultades para preservar la identidad institucional y espiritual de la Upoli, así como trabajar, sin denuedo, para recuperar el nivel universitario del que la Upoli había sido injustamente despojada por decisión del Consejo Nacional de Educación Superior (CNES), organismo encargado en ese entonces de definir y dirigir la política de educación superior del país. La Ley 89 de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior, aprobada el día cuatro de abril de 1990, devolvió a la Upoli su rango universitario al incluirla en el Arto. 4 de dicha Ley como una de las universidades privadas que integran el sistema de educación superior del país y el Consejo Nacional de Universidades. Además la incorporó, como institución privada de servicio público, a la asignación del 6% del Presupuesto estatal. Desde ese momento comenzó un período de grandes realizaciones para la Upoli. Durante el largo rectorado del Lic. García, (1980-2000) se concretaron muchos logros que están descritos en la obra que reseñamos. Cabe aludir al inicio del proceso de reforma, expansión y modernización del singular modelo educativo de la Upoli, la fundación de varios Institutos, sobresaliendo la creación del Instituto de Investigación y Acción Social “Martin Luther King”, responsable de editar la revista “Cultura de Paz”.

La última etapa corresponde a la gestión de su actual rector, el Ing. Emerson Pérez Sandoval, quien ha venido dando una atinada continuidad a la labor de sus predecesores, a la vez que ha enfatizado sobre la planificación del desarrollo de la Upoli, su compromiso con la evaluación institucional, devenida en una “cultura de calidad” compartida por toda la comunidad académica, como compromiso vital de las autoridades, profesores y estudiantes plasmando, al mismo tiempo, las respuestas que la Upoli debe dar a los desafíos del siglo XXI en un Modelo Educativo y Académico que incorpora trasladar el acento a los procesos de aprendizaje y un notable esfuerzo de rediseño curricular, encaminado a flexibilizar los planes de estudio y definir las competencias genéricas y específicas. La Upoli está así poniendo las bases firmes de su transformación en una Universidad del Siglo XXI.

Anoche también se presentó el libro “La Universidad necesaria para el Siglo XXI”, escrito por quien estas líneas suscribe, editado por la Upoli-Hispamer, en saludo al Cuadragésimo Aniversario de la Upoli. La presentación estuvo a cargo del Dr. Norberto Herrera Zúñiga, Rector Fundador de la Upoli.