•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Por qué los padres de la independencia de América decidieron formar una logia e inspirarse en los principios básicos del pensamiento masónico? Por un lado el movimiento masónico representaba en esa época una corriente progresista, y por otro era la forma operativa y secreta de moverse en un mundo complejo que exigía una respuesta espiritual y práctica a las sometidas colonias españolas en América.

Basados en un tejido de hermandad y movidos por los mismos ideales, Francisco Miranda formó “La Logia Lautaro”, -en honor al héroe mapuche- en 1797 en Londres. Esta organización y sus principios se extendieron por todo el continente Americano, catalizando y armonizando los valores de la lucha por la independencia de España. La idea no solo era liberarse de España, sino crear en América un Nuevo modelo de convivencia pacífica, justa, liberal y democrática.

Algunos de los destacados personajes que la formaron fueron: Simón Bolívar, Andrés Bello, Bernardo O`Higgins, José de San Martín, José de Gurruchaga, José Cortés de Madariaga, José Miguel Carrera, entre muchos otros. Esta logia inspiró la creación de muchas otras que influyeron en el plano político, militar, espiritual y cultural.

Se trataba de dar una respuesta global y profunda al problema de la independencia de América de la corona española. Un sistema decadente y opresivo, necesitaba una respuesta de altura.

En este proceso se forman dos líneas, aquellos que valiéndose de sus méritos militares querían entronizarse en el poder y aquellos que fieles a los sagrados principios de la independencia, formularon ideas visionarias: la igualdad de los individuos, la prohibición de la censura, la libertad de expresión, el principio constitucional de respeto a las leyes, el derecho al sufragio universal.

Uno de los ejemplos más claros en ese sentido fueron las posiciones dignas de Francisco de Paula Santander en Colombia y Manuel Rodríguez en Chile. Frente al sector civilista, surgió un sector militarista, renuente a aceptar los formalismos constitucionales y legales. Temerosos de que el poder jurídico se sobrepusiera al heroísmo militar, se formaron dos bandos, que persisten hasta nuestros días.

Francisco de Paula Santander sostuvo una comunicación fluida y apasionada con Simón Bolívar, casi le pidió de rodillas, a que no destruyera la obra que tanto le había y les había costado. Bolívar compartía la opinión que debía incluirse en la nueva constitución política “La Presidencia Vitalicia”, que en todo caso le correspondería a él, a Bolívar. En sus palabras premonitorias Santander le recordó: “Hágalo por su propia gloria y por amor a la humanidad. Hágalo por esta patria tan querida de su corazón. Primero está la ley, luego la vida”. Continúa diciendo “Colombianos, las armas os han dado la independencia, las leyes os darán la libertad”.

Más hacia el sur, Manuel Rodríguez le recuerda a Bernardo O´Higgins: “Soy de los que creen que los gobiernos deben cambiarse cada seis meses, o cada año a lo más, para de ese modo probarnos todos, si es posible, y es tan arraigada esta idea en mí, que si fuese Director y no encontrase quien me hiciera la revolución me la haría yo mismo. Aún tenemos patria, ciudadanos”.

 

* Especialista en medicina interna.

carmona837@hotmail.com