•  |
  •  |
  • END

La payasa
El operativo policial montado para proteger la vida y los bienes de quienes querían participar en una marcha cívica en contra del ortegamurillismo “fue un éxito”, aseguró con voz firme uno de los jefes policiales que bajo la orden del coronel Cerna dirigieron las fuerzas del orden, que por imperativo constitucional están obligadas a actuar con profesionalismo e imparcialidad.

Luego de incendiar vehículos, irrumpir violentamente en propiedades privadas, amenazar la vida e integridad de las personas, difamar y agredir, trancar las carreteras y más, los militantes oficialistas organizaron una caravana para celebrar que las calles siguen siendo suyas, así como para inaugurar la adhesión de la nueva fuerza partidaria, la Policía Nacional, la Payasa. El operativo
“fue un éxito”, repetía muy serio el jefe policial.

Las nuevas victorias
Las nuevas victorias partidarias que proclaman Daniel y Rosario Ortega Murillo son las posibles nuevas derrotas de la sociedad nicaragüense. Hace un par de años, en el gobierno de don Bolaños y con el apoyo de don Daniel, los misóginos obispos de la Real Conferencia Episcopal lograron vetar el manual de educación sexual que tan arduamente había sido trabajado y consensuado por un equipo multidisciplinario con la viceministra Bandes a la cabeza, ella por pudor renunció. Posteriormente en un alarde de insensibilidad y rudeza política, los diputados sandinistas retrocedieron el país a la Edad Media al suprimir la ley que permitía la práctica de abortos en casos necesarios, doña Iglesia aplaudió hasta el histerismo.

Hoy las nuevas victorias a la que la pareja presidencial aluden sean posiblemente la cabeza de Sofía Montenegro o Azalea Solís rodando por las calles de Managua, cualquier otra persona de la Coordinadora Civil o de cualquier ONG, pudiera estar en la lista, cualquier periodista crítico o algún oligarca palmado, también. Porque a los oligarcas de verdad, no los tocarán ni con el pétalo de una rosa.

Doña diabla
Hay un amigo que cuando quiere fumar marihuana dice que quiere ir “a platicar con Doña Diabla”, como se le denomina en algunas zonas de México a tan vilipendiada hierba. Una tarde de estas, bajo una incesante lluvia, nos detuvimos en el quiosco del parque de una de las ciudades de este país a esperar que la tormenta amainara, y de verdad que la tormenta tardó más tiempo del que creímos, pero al fin, como a las cuatro de la tarde cesó la lluvia y un tímido Sol se asomó por el bajo cielo. Guiñándome el ojo mi amigo me dijo en voz alta: “Quiero ir a platicar con doña Diabla, ¿me acompañas?”, y una señora que estaba sentada con una camiseta del Poder Ciudadano intervino con algo de desprecio: “¡Ja!, como que la jefa anda atendiendo a cualquier bayunco, faltaba más”.

cristianorev@hotmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus