•  |
  •  |
  • END

A los padres nos cuesta hablar con nuestros hijos e hijas del abuso sexual, pensando que el agresor está lejos, cuando la realidad y las estadísticas muestran lo contrario.

La prevención del abuso sexual infantil y el desarrollo psicosexual del niño son dos temas a menudo quisquillosos de tratar con lo hijos e hijas. Sin embargo, son fundamentales en la formación y deben abordarse desde dos perspectivas: la educativa y la informativa, de acuerdo a las y los psicólogos.

Según especialistas, el abordaje informativo debiera darse en los niveles escolares, mientras que el educativo debe apuntalarse desde los hogares, y mientras más temprano, mejor.

Según la Policía Nacional, uno de los departamentos que acumulan el 49% de denuncias de diferentes delitos es Matagalpa, y según la Comisaría de la Mujer, también en Matagalpa se presentaron en solo el primer trimestre, 288 casos de abuso sexual en todas las figuras jurídicas.

Si hacemos caso a las estadísticas que dicen que de cada niña que denuncia abuso sexual 18 callan, quiere decir que en Matagalpa pueden estar ocurriendo 5 mil 184 casos de abuso sexual a niñas y niños. ¿Qué pasa en los otros departamentos? ¿Usted puede investigar en la Comisaría de la Mujer y darse cuenta la magnitud del problema en su departamento?
A más denuncias las estadísticas revelan que el porcentaje de los agresores sexuales no están en las calles como comúnmente creemos los padres y madres, sino en el entorno cercano a las víctimas. Vale decir: vecinos, colegio, amigos, tíos, padrastros, hermanos, consejeros religiosos, entre otros. Alarma también el incremento de casos de abuso en niños varones --niños que antes aparentemente eran más protegidos por cuestiones de identidad sexual--.

Diferentes organizaciones sociales de América Latina afirman que por cada caso denunciado existen 18 sin denunciar, y que la edad más vulnerable para el acoso y abuso sexual está entre los 7 y 13 años, aunque se sabe del riesgo que corren, incluso, de bebés.

Juegos de poder
Las estadísticas muestran que comúnmente los abusadores sexuales de las víctimas menores están en la casa; por esta causa pocas denuncias llegan a término y tienen que ver con razones sociales y económicas.

“La educación sexual tiene que ver con hacer niños seguros, que sepan lo que les gusta o disgusta, y que tengan fuerza interna como para negarse con autoridad a cosas que no desean vivir”, afirman las psicólogas, quienes además aseguran que este tema es tan silencioso, al punto de confirmar que todos los ciudadanos conocemos al menos a una víctima de abuso sexual sin decirlo.

Nuestra prioridad es aportar para que cada día sepamos más sobre las consecuencias del abuso sexual en la vida de las personas, pero igualmente prioritario es prevenir con educación y formación.

Por ello es que este 30 de septiembre varias organizaciones civiles nos reuniremos para debatir sobre la educación sexual que queremos para la niñez y la adolescencia; debatir como madres, padres, jóvenes, adolescentes, ciudadanos y ciudadanas, cuándo empezar y de qué temas debemos hablar con los niños y niñas, de tal forma que aporte a que ellos y ellas sean niños y niñas seguros/as.

Esperando que esta reflexión vaya más allá de las cuatro paredes de un salón y trascienda a los hogares y las familias, para no seguir escuchando que estas alarmantes estadísticas aumentan, sino que disminuyen.

¡Apoyo para víctimas y sobrevivientes, condena para abusadores!
Hablemosde.abusosexual@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus