•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tengo más de doce años de vivir en la carretera a Masaya, casi llegando a la rotonda de Ticuantepe, por lo que he experimentado y sufrido todas las evoluciones que ha tenido dicha vía. En días de suerte tardo media hora de ida y media hora de regreso en recorrer los 10 kilómetros que me separan de mi oficina, o sea, una hora diaria por doce años. Esto equivale a casi una maestría, lo que me da la capacidad de aportar mi perspectiva sobre el problema del congestionamiento del cual soy una de las víctimas.

Me alegré mucho cuando las autoridades anunciaron la ampliación de la carretera. No obstante, puedo afirmar que la ampliación por sí sola no basta, porque el principal pegón del tráfico no es solo la cantidad de carriles sino también las intersecciones de los semáforos que no dejan fluir el tráfico. Los que venimos por las mañana sabemos que el semáforo de Esquipulas genera una cola que normalmente llega hasta la rotonda de Ticuantepe. Luego los congestionamientos de los semáforos de las dos entradas a Las Colinas.

La construcción de más carriles sin tomar en cuenta otras medidas no va a resolver esto, por supuesto que va a contribuir a hacer menos largas las colas, en un 33% si pasan de 2 a 3 carriles, pero no va a resolver. La única forma de resolver verdaderamente el problema es dejar fluir el tráfico.

De regreso por la tarde es la misma historia. Los pegones son: la rotonda de la Jean Paul Genie, el semáforo de la entrada a Santo Domingo, el semáforo del Metropolitano y el semáforo de la UNICA. Qué frecuente es para los conductores de la carretera a Masaya sentir la frustración de estar en la cola del semáforo de la entrada a la UNICA a las seis y media de la tarde, con mil carros por atrás, mientras tanto no hay un solo vehículo entrando o saliendo de la UNICA. ¡Qué irracional!

Esta situación no la resuelve un carril más. La única solución es cerrar las intersecciones de todos estos semáforos, que no haya cruce por el boulevard y por tanto que no hayan semáforos, que el tráfico fluya libremente. ¿Cómo se resuelve entonces que los que quieren entrar a Las Colinas o salir de la UNICA para Managua puedan hacerlo? Para eso hay que hacer retornos. Si alguien quiere salir de la UNICA a Managua, que doble hacia Masaya y 100 metros adelante tenga un retorno similar al de la carretera Norte frente a la Fuerza Aérea. ¿Alguna vez han visto un congestionamiento de 200-300 metros o hasta de 2 kilómetros como el que existe en el semáforo de la entrada a Esquipulas en ese retorno de la carretera norte?

Cuando se construyó el puente a desnivel de la rotonda de la Centroamérica existía un semáforo para salir por detrás de la Colonia Centroamérica hacia la carretera a Masaya, donde fue el Autocinema. Durante varias semanas el congestionamiento se trasladó a ese semáforo y la cola llegaba hasta la segunda entrada de Las Colinas. Alguien le hizo ver al entonces alcalde Nicho Marenco del problema y que de nada servía tener puente a desnivel nuevo si solamente se había trasladado de lugar el atasco. Entonces se cerró la pasada por el bulevar y se obligó a los conductores que querían salir por atrás de la Centroamérica hacia Masaya a que fueran a utilizar como retorno la rotonda del puente a desnivel. Desde entonces desapareció el problema.

Me asusta cuando escucho a autoridades hablar de la ampliación y anunciar que van a instalar nuevos semáforos peatonales, o sea poner más diques para trancar el tráfico. Lo contrario de lo que se debe hacer, que es dejar fluir libremente la corriente. La “carretera a Masaya” es una autopista, no una calle interna, en otros países a los peatones se les asegura el cruce y su seguridad en las autopistas con puentes peatonales, los semáforos peatonales se colocan dentro de las ciudades.

Espero que las autoridades reflexionen sobre esta perspectiva del problema.

 

* Abogado y ex diputado.