Christian Santos
  •  |
  •  |

En la Constitución de este país, es una obligación del Estado velar por la salud y la vida  de los seres humanos. Con el dinero de los impuestos, que pagamos mujeres y hombres  se debe, garantizar el derecho de los ciudadanos a recibir atención social: Educación,  seguridad, salud. Medicinas. Etc. Y Tengo entendido, que para los ciudadanos de este  país, se hace el esfuerzo por cumplir con ese mandato de la Constitución. Y así se esta a  tono con la liga tan fuerte de los señores ciudadanos funcionarios del Estado, con los  señores purpurados que dirigen la religión Católica Cristiana, cuyo primer  Mandamiento de la Ley de Dios dice “Amaras  a Dios sobre todas las cosas”. Y el  segundo de dichos Mandamientos dice: “Amaras a tu prójimo como a vos mismo”.

¡Hasta aquí, que maravilla esta religión en que desde mi niñez  fui formada y donde esta  especifico, que es mandato de Dios, cuidarse y amarse a si misma. Ah, pero en la  practica en este país, todo es legal, y santo solo para los ciudadanos, los señores  varones. Sin embargo para las mujeres no, especialmente en la etapa reproductiva no.  En este periodo de su vida, quedan en una burbuja donde no tienen ningún derecho de  salud de vida. Y aunque trabajan, y pagan impuestos No se les garantiza la vida, por que  así lo demandaron los Jerarcas religiosos así quedo establecido en las leyes del nuevo  Código Penal.  

¡Aleluya! Para los varones, por que tanto los purpurados como los diputados que amarraron la ley que prohíbe el aborto terapéutico, son varones, e ideológicamente solidarios entre ellos. No tienen ese problema. no hay nada de que preocuparse. La Constitución les reconoce su derecho de salvar su salud, su vida. ¡Aleluya! Pero para  ella, la mujer, la projima, no hay derecho ni a la educación ni a la vida reproductiva. Las mujeres, podrían estar, muriéndose  en las escalinatas de la -Santa Iglesia Catedral de  Managua- pidiendo a gritos que Jesús le salvara la vida, y aunque el Cardenal, el  Arzobispo y sus purpurados, se arrepintieran de su crueldad, no podrían hacer nada para  salvarla, porque seria acto publico contra la Ley.   

Podrían las mujeres estar desangrándose, agonizando en el portón de la Asamblea nacional y aunque todos –los Doctos de la Ley, se retractaran, en ese momento, (so pena  de cárcel inconmutable) no habría nada que hacer. Según la sacrosanta Ley de la Republica de Nicaragua. Y aun que ella, hubiese sido una niña violada por un purpurado  y/o un diputado. Por mandato de ley ¡esa niña muere! Porque aquí el delito ¡es ser  mujer! Para la mujer, aquí no aplica derecho a ¡ser salva! ¡Como prójima no son validos  ni los Mandamiento de  Dios!. Ni los impuestos que pagan. Ellos los hombrecitos, los  poderosos mantienen su posición. Para eso esta el poder ¿Que no?  El delito ¡es ser  mujer! Y aparentemente Dios les permite a los varoncitos, amar al prójimo varón, léase  amor carnal, pasional (sin peligro de embarazos mortales) o al aberrado, el abusivo de  menores, (el problemita ese que la iglesia, paga por callar. Y/O, podría ser que algún  diputado también. Y Podría ser que alguno que otro pague con sus asignaciones  sociales.

Y como no hay ni educación reproductiva para mujeres y hombres, seguira la horrorosa realidad social del desamparo de la niñamadre, de la mujermadre, producto del amarre entre los Jerarcas machimusulmanes representantes de la Iglesia Católica y los señores machfascistas de la Asamblea Nacional que rigen esta tierra, ni Jesús con toda su  bondad podría salvar a esta mujer. Para eso esta el poder en Nicaragua. ¿Qué no?

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus