•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los bonos de pago por indemnización, BPIS en el lenguaje de los agentes corredores de bolsa, emitidos por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, ya tienen una historia de veinte años y han dado pruebas de ser una rentable opción de inversión financiera en la Bolsa de Valores de Nicaragua.

Los BPIS constituyen actualmente un patrimonio de un poco más del equivalente en córdobas de 500 millones de dólares, en términos de valor facial, principalmente en manos nicaragüenses, y son la principal emisión de bonos de la República, con emisiones anuales desde el año 1993, por un total de unos 1,300 millones de dólares.

La diferencia entre el total emitido y el patrimonio vigente, unos 800 millones de dólares, está conformada por los BPIS vencidos y pagados. El haber honrado la mayor parte de lo emitido constituye una de las fortalezas de los BPIS y un capital de confianza.

Los BPIS son instrumentos a la vez complejos y líquidos. Los BPIS capitalizan un interés del 3% anual durante los dos primeros años de vida. Del año 3 al 7 devengan un interés anual del 4.5%, pagado semestralmente, y del año 8 al 15 el interés aumenta al 5%.

El principal es pagado en cinco cuotas iguales, del año 11 al 15 e incluye los intereses capitalizados. Como todos los años se efectúan nuevas emisiones de BPIS actualmente se cotizan y negocian diariamente en la Bolsa instrumentos con un año de vencimiento hasta quince años.

En el año 2012 se transaron BPIS en la Bolsa por un monto de C$9,721 millones, en mercado secundario y reportos. Este volumen de operaciones hace del BPI el instrumento financiero de mayor liquidez del país.

Esta capacidad que tienen los inversionistas en BPIS en convertirlos en efectivo, es fruto de los esfuerzos de la Bolsa de Valores de Nicaragua y los Puestos de Bolsa en organizar este mercado, rendirlo eficiente, popularizando el producto y creando las herramientas adecuadas para su correcta valoración financiera.

Actualmente, las inversiones en BPIS rinden en la Bolsa entre el 7% y el 8%, en córdobas con mantenimiento de valor. Este retorno es el más atractivo entre los instrumentos financieros que pueden ser adquiridos en nuestro sistema financiero y en la región.

En el transcurso de los años los BPIS no solamente han ofrecido atractivos retornos sino que también importantes ganancias de capital. Los precios de los BPIS se encuentran actualmente en sus niveles más elevados, fruto de una creciente confianza y demanda de los inversionistas, en el contexto de un mundo con tasas de interés sumamente deprimidas.

Toda inversión, en bienes raíces, negocios y valores, rinde en general ganancias pero siempre sujetas a un riesgo. Las inversiones en BPIS no pueden ser la excepción. En el último informe de diciembre 2012, la calificadora internacional Moody’s estableció el riesgo de todos los bonos de deuda interna mediante la nota B3, que representa una nota baja y cataloga los BPIS como una inversión “especulativa” y de “alto riesgo”, como un reflejo de nuestras debilidades económicas estructurales e institucionales.

Estas calificaciones sirven de referencia a los inversores a la hora de exigir un mayor o menor retorno, y explica en parte el porque los rendimientos en nuestro país deben ser más atractivos que en otros países.

La baja nota de Moody’s limita el atractivo de los BPIS, y de nuestros instrumentos de deuda interna en el exterior. Las regulaciones financieras restringen las inversiones bursátiles en instrumentos de baja calificación y por ende de las instituciones financieras que son los mayores inversionistas bursátiles.

La apertura de mercados de valores gubernamentales al exterior es un reto nacional para atraer ahorro externo y requerimos seguir tomando los pasos necesarios, como país, desde el sector privado como público, para mejorar nuestra calificación de riesgo y atractivo de nuestro mercado de capitales.

 

* Gerente General, Bolsa de Valores de Nicaragua.

garguello@bolsanic.com