•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE), se propone lograr la independencia y soberanía monetaria y financiera de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), eliminando el uso del dólar estadounidense en las operaciones de comercio internacional y utilizando una unidad de cuenta denominada SUCRE, la cual funcionará electrónicamente y será adoptada Inicialmente por Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

En diciembre 2012 la Asamblea Nacional de Nicaragua ratificó el Tratado Constitutivo del SUCRE, con lo cual los exportadores e importadores nicaragüenses podrán operar en dicho sistema a partir del 2013, siempre que el Banco Central de Nicaragua (BCN) haya dado a conocer las normativas y regulaciones pertinentes.

El valor del SUCRE está dado por la asignación de cada país en moneda nacional y en divisas, y será utilizada por los Bancos Centrales para las operaciones que autoricen a sus respectivos importadores y exportadores.

El sistema tiene tres instancias: el Consejo Monetario Regional del SUCRE (CMRS), la Cámara Central de Compensación de Pagos (CCCP) y el Fondo de Reservas y Convergencia Comercial (FRCC).

El CMRS es el máximo órgano donde sus miembros tienen el mismo derecho independientemente del volumen comercial de que dispongan. Una de sus funciones es distribuir a los Bancos Centrales de cada país un monto determinado en SUCRES, con el que operarán.

La CCCP canaliza todas las operaciones en SUCRES ordenadas por el CMRS. Si en un período de seis meses, un país ha gastado su asignación de SUCRES, deberá liquidar el déficit utilizando divisas, y si por el contrario resultó acreedor, deberá entregar los sucres y recibir divisas: Dólar norteamericano, Euro, o cualquier otra divisa internacional reconocida.

El FRCC tiene el mandato de resolver los sobregiros o déficit temporales de cualquier miembro y canalizar recursos para financiar proyectos de inversión que aumenten la oferta exportable de éstos. Mediante un contrato de fideicomiso, se encargó al Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES) la administración de este fondo.

Adicionalmente, el sistema SUCRE pretende reducir las asimetrías comerciales, estimular la oferta exportable, mejorar la complementariedad económica, y financiar a empresas nacionales, binacionales y grannacionales que promuevan el fortalecimiento del comercio entre los países miembros.

En el aspecto operativo, en 2009 se realizó la primera transacción entre Venezuela y Cuba que puso en vigor el SUCRE. La operación fue por 108.000 SUCRES, equivalentes a 135.000 dólares (1 sucre: 1,25 dólares), que Cuba pagó a Venezuela con el envío de 360 toneladas de arroz.

En 2010 se realizaron 6 operaciones por 10 millones de SUCRES equivalentes a 12.6 millones de dólares. Esas operaciones correspondían exclusivamente a empresas públicas, ya que el sector privado no participó porque el sistema estaba en período de prueba.

En 2011 se transaron 431 operaciones por 216 millones de SUCRES equivalentes a 270 millones de Dólares. El sector privado entró a formar parte del sistema SUCRE y realizó varias operaciones.

Durante 2012, se realizaron varias operaciones por un monto superior a los 300 millones de dólares, 80 por ciento de las cuales fueron efectuadas por empresas del sector privado.

Cabe señalar que el sistema SUCRE es similar, institucional y operativamente, al Sistema de Pagos denominado CÁMARA DE COMPENSACIÓN CENTROAMERICANA (CCC), que los países centroamericanos establecieron a principios de los años sesenta, y que también funcionaba como un mecanismo para facilitar el intercambio comercial sin utilizar el Dólar.

En el marco de la CCC los países centroamericanos realizaban intercambio de bienes utilizando una unidad de cuenta denominada PESO CENTROAMERICANO, que tenía una paridad fija igual al Dólar (1x1). Cada cierto periodo la liquidación neta de intercambio comercial bilateral involucraba pagos en divisas para los países que resultaban deficitarios.

En los años ochenta, la CCC empezó a debilitarse hasta colapsar, debido a los incumplimientos de pago por parte de algunos países, entre ellos Nicaragua, y a la dificultad de definir los precios dentro de la Cámara Centroamericana de Compensación de Monedas (CACM), ya que no siempre se utilizaron precios de mercado.

Los exportadores privados nicaragüenses podrán convertir en las Mesas de Cambio de los bancos los córdobas que reciban por el pago de sus exportaciones dentro del sistema SUCRE. Los exportadores seguramente incluirán en el precio de venta el costo transaccional del Mercado Cambiario.

 

* Economista.