•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Confieso que las canciones salsa de Willie Colón siempre me han gustado; pero hasta ayer yo desconocía que el artista tiene un corazón de hombre muerto. Él ha hecho lo posible para que así sea. Me siento engañado, su música parece ser sólo un disfraz a pique y su palabra civil suena a escorpión maldecido.

Son las cosas de la perspicaz vida, que no deja nada al olvido y pronto descubre el malestar del hígado arruinado. Colón se ha desaforado publicando en su cuenta de “tuirer” un mensaje que es una grosería, que se convierte en torpeza e impiedad y que despierta algo que yo no conocía: su tremendo odio contra el presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

El salsero arremete con desenfreno y se olvida que es padre y que es hijo, y que no es inmortal, y pone al mandatario enfermo en condición de sujeto en descomposición, como si la vida de éste no importara, y sin tener mínima compasión por su familia. También irrespeta a su país. Se olvida que rebasa la tercera edad, cuando uno se vuelve más frágil.

Me da pena escribirlo: “Venezuela tiene dos presidentes… uno maduro y otro en descomposición”.

Hoy fui feliz

La mujer que encendió mis ojos murió y yo fui feliz. Esa rara travesura de la vida que llaman felicidad se alojó en mis dedos. Por primera vez respiro diferente, con un ardor intenso y despiadado. Sé que en el avatar de un beso ella siempre estará presente. Ella, mi orgullo y mi eco. Una mujer de fuerza y oración. Una mujer de palabra. En el momento de su final físico, no quise verla en el féretro porque yo no quería ver un cadáver. Yo quiero verla siempre, y sé que puedo sin lágrimas y sin socorros.

La Letty Leivita se detuvo en mis oídos con una nueva esperanza, esa que yo desconocía, y que no podía contener ni pintar ni amar. Un color esperanza de otro silencio, de otro color, de otra voz, de otra palabra. Ese momento lo sufrí en vida y no quise callarlo. Ahora estoy más claro que, eso que es recuerdo y memoria, vive su propia estancia con luz intrépida y sin tiempo. Al dolor hay que arrancarle los pasos. El dolor es solo raíz con agua permanente.