•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Todo el capital del INSS corresponde a los trabajadores. Efectivamente, la razón de ser de esta institución es la seguridad social de los trabajadores asalariados, no sólo en la sanidad preventiva como curativa, sino, para garantizar la distribución de las pensiones para el sostén de un ingreso digno en la incapacidad laboral y en los años de vejez. Por ello, la ciudadanía debe exigir una pública e inmediata rendición de cuentas sobre el estado financiero del INSS.

La cuota patronal es un salario diferido, establecido por las leyes y por la Constitución, bajo una visión socializante –a nivel mundial, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos- en la que predomina, puntualmente, el interés colectivo de la sociedad. Por principio solidario del colectivismo, ni la patronal ni el gobierno tienen cabida en ninguna decisión, o en la administración, en cuanto resguarda al salario directo o indirecto de los trabajadores.

Se trata de hacer efectivo, real y eficaz, el interés colectivo de la sociedad, respecto a la seguridad social. El primer punto, de cualquier ley o reforma sobre la seguridad social, debe ser, por lo tanto, el control obrero sobre el INSS. Un control transparente, participativo; distinto, en sentido opuesto, al pensamiento burocrático y subordinado de Barbosa, expuesto en el epígrafe a este artículo (con el que los sindicalistas oficialistas, en la reforma del INSS, desean repetir la emboscada infame que de forma tripartita recién llevaron a cabo con la reforma tributaria, de carácter regresiva, que deja intacta las solvencias, exoneraciones y evasiones fiscales del gran capital).

Metodológicamente, lo fundamental, en esta etapa, es realizar un diagnóstico financiero del problema de INSS; y definir, de partida, los principios obreros que deben regir las funciones y la operación social de la institución. No se puede, no se debe, por seriedad metodológica, aportar a ciegas ninguna propuesta, supuestamente técnica, fuera del conocimiento cabal del contexto concreto en que ha operado la institución.

Por ello, a la par con la demanda de control obrero, se debe exigir que se hagan públicas, con urgencia, las finanzas del INSS, antes de convocar a los sectores interesados (trabajadores organizados en sindicatos o menos) a la discusión de un plan de sostenibilidad y de expansión –cuantitativa y cualitativa- de la seguridad social. Discusión amplia que aborde en un debate nacional la toma de decisiones para enfrentar inclusivamente, en tal reforma, problemas sociales graves de los trabajadores, tanto sobre el trabajo informal como respecto al desempleo juvenil (incluidos ambos, en los objetivos Constitucionales de la seguridad social). Debate autónomo, del cual, por otro lado, bajo una visión democrática de los trabajadores en este tema, se debe excluir tanto al gobierno como a la patronal.

Estos tres conceptos (control obrero del INSS; transparencia pública e inmediata de las finanzas del INSS; reforma sostenible del INSS, con la participación directa y consciente de todos los trabajadores), rompen con la dirección sindical discrecional, subordinada políticamente al gobierno y a la patronal.

La afiliación al INSS, más que una obligación, debe resultar en una conquista laboral. Es decir, en un beneficio social, que se obtiene del manejo bancario –bajo control obrero, con rendición de cuentas- de un recurso común, propiedad social de los trabajadores. Al cual, el Estado, obligado conforme a la Constitución, debe realizar un sustancial aporte presupuestario (dándole, obligadamente, un destino de retribución coherente –de carácter social- a nuestros impuestos).

Aunque, para ello, dada la falta de institucionalidad democrática, se tendrá que derrotar contemporáneamente la política demagógica y clientelista del gobierno absolutista, neoliberal en el poder; y a sus aliados (patronales voraces y sindicalistas sumisos), que en conjunto tripartito ven en el INSS una “guaca” prometedora, a la cual –se dice a voz en cuello- han metido mano, hasta ahora, impunemente. Es hora de acabar, prioritariamente, con tal impunidad: ello es un contenido básico del control obrero sobre el INSS.

 

* Ingeniero eléctrico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus