•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para analizar el tema del uso de plaguicidas en la agricultura, se deben tomar en cuenta los distintos grupos productivos que intervienen en la producción de alimentos, ya que cada sector responde a una necesidad y cumple una función.

El uso de plaguicidas surge por la necesidad de abstecer la demanda de alimentos que un sector de la población, los consumidores, hace a otro sector, los productores. Estos tienen que aplicar la tecnología disponible para obtener mayores rendimientos y productos de mejor calidad. Otro sector de la población, los investigadores, estudia el problema y da soluciones; cuando estas requieren la producción de un insumo, otro sector toma el papel de fabricante. Es el caso de los agroquímicos.

Entre el fabricante de agroquímicos y el agricultor están los comerciantes o distribuidores y los técnicos que asesoran al productor. Por lo tanto, el uso de plaguicidas es un aspecto de la producción agrícola en el que participa toda la sociedad en su conjunto.

Quiero expresar algunas consideraciones sobre tres de los sectores ligados al uso de plaguicidas: agricultores, técnicos agrícolas y consumidores.

Agricultores: Existen diferentes grados de tecnificación en el campo y podemos encontrar agricultores que tienen dudas que expresan con preguntas como: ¿Qué le aplico a mi cultivo?, ¿Qué aplico para cosechar más y la plaga no lo dañe? Estas preguntas se refieren a fertilizantes y plaguicidas y en este aspecto el agricultor espera una receta que pueda encontrar en cualquier agroservicio, sin preocuparse por conocer los riesgos que pueden resultar de su uso, porque muchas veces los técnicos no hacen énfasis en los riesgos.

La situación económica del agricultor en todo el año puede depender del resultado del ciclo agrícola anterior, que puede ser de cuatro meses. Es por esto que todos sus esfuerzos estan dirigidos a obtener una mejor producción. El productor está ávido de conocimientos y puede recibir información de diferentes fuentes; confía en el técnico y en el comerciante de agroquímicos porque le ofrecen una solución inmediata a sus problemas fitosanitarios. Confía en determinados agroquímicos que le han dado buen resultado en años anteriores y que son una solución rápida, fácil de utilizar.

Técnicos agrícolas: En la mayoría de los casos los técnicos no se especializan en un solo cultivo, sino que manejan diversas especies y todos los aspectos del proceso productivo. En este caso los técnicos necesitan mayores conocimientos para asesorar bien a los agricultores.

Hay una gran cantidad de productos químicos que se usan en la agricultura, como insecticidas, herbicidas, fungicidas, bactericidas, fertilizantes foliares, etc., y para cada uno hay diversas presentaciones, formulaciones, concentraciones y mezclas. Muchas veces, por desconocimiento, los productos más recomendados son aquellos que tienen amplio espectro de control y no son selectivos.

Aun más desconocido que el aspecto técnico es el aspecto legal del uso de los plaguicidas. La legislación en Nicaragua establece sanciones para las personas que no respeten los reglamentos en materia de uso de agroquímicos, y estas sanciones deberían ser conocidas y difundidas por los técnicos, al mismo tiempo que hacen recomendaciones sobre plaguicidas. Por ejemplo, leer la etiqueta, usar ropa protectora, recolectar los envases vacíos de forma segura, etc, etc.

Consumidores: El efecto directo y de mayor alcance de los plaguicidas en las personas se da en el consumo de alimentos, dado que todos somos consumidores, aunque este efecto no sea tan fuerte como los sufridos por las personas que trabajan en la formulación, empaque, distribución y aplicación.

Tal vez solo una parte muy pequeña de los consumidores está informada del peligro que representan los residuos de los plaguicidas en los alimentos y la mayoría se concreta a consumir, limitándose a diferenciar los productos mal presentados de los de buen aspecto, sin considerar que para producir frutas y hortalizas impecables en su presentación, posiblemente sea necesario utilizar algun insumo.

En Nicaragua la reglamentación en cuanto a responsabilidades y obligaciones de los fabricantes, distribuidores, técnicos y agricultores está en la Ley Básica para la Regulación y Control de Plaguicidas (Ley 274) y su Reglamento. De manera que el mecanismo legal está establecido, aunque en muchos casos esta reglamentación no se aplique.

En el sector agrícola se puede hacer mucho para lograr un mejor uso de los plaguicidas y en eso están trabajando los fabricantes, distribuidores, investigadores, técnicos y dependencias gubernamentales relacionadas con el sector agrícola. A esta importante labor se puede agregar la acción de los consumidores para exigir que las medidas para la protección de la salud y el ambiente sean vigiladas y cumplidas estrictamente.

 

* Ingeniero agrónomo. Especialista en uso de plaguicidas.

oscarsalmeron71@yahoo.es

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus