•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Triple super extra mega fenomenalmente tarde –incluso creo que por primera vez en la Historia de la Nación–, las inconstitucionales autoridades de la Alcaldía de Managua han iniciado una campaña para castigar a quienes ensucien la ciudad; algo que en cientos de países de la tierra existe, desde hace la suma de años que no ha existido nunca aquí.

Emprender una descomunal tarea en contra de un pueblo al que sólo en un breve tiempo del siglo pasado se le enseñó higiene y respeto ciudadano, para obligarlo a ser educado y limpio con la ciudad en que vive; será sólo un intento, porque el mal está tan arraigado que costará años de concientización para que este pueblo de ingobernable disciplina aprenda a ser limpio y mantenga aseada la ciudad donde vive.

Este descomunal costo será la consecuencia de décadas de incompetencia y desprecio de las autoridades correspondientes, especialmente de los últimos años. Recuerdo que antes de 1972 en los colegios de las ciudades se obligaba el respeto a los símbolos patrios y los alumnos cantábamos el Himno Nacional los lunes y los viernes. Cerca de mi colegio, los automóviles se detenían cuando la bandera nacional era izada o arriada.

Hay dos libros que hace muchos años editó el profesor José Salomón Pérez Palma, de gratísima recordación, sobre próceres y símbolos patrios. Se debe fomentar sus contenidos en la juventud. Ahí se lee que hay un Día de la bandera; que se saluda con la mano en el pecho cuando oímos el Himno.

En diciembre estuve en un acto de graduados de Derecho y observé que ese rito no se cumple. En Managua, antes de 1972 había poca basura domiciliar y diariamente un camión pasaba llevándola. En mi infancia no había Chureca; no sé donde se depositaba la basura de la ciudad y los hombres no orinaban las calles. Se les castigaba con 30 días de Obras Públicas. Había disciplina ciudadana.

El problema de la basura no es tanto la basura, sino la falta de educación para depositarla en lugares específicos, y que yo recuerde nunca se ha hecho. Ahora la incompetencia de tantos años de esta Alcaldía pretende revertir esas pésimas costumbres aplicando una ley represora, sin que prive la educación necesaria, no solo a la juventud sino a toda la población, lo cual será doblemente difícil.

Que yo sepa tampoco nunca se han explorado las posibilidades de generar energía con las toneladas diarias de basura que producimos los managuas. Yo creo que si el volumen de basura que había en La Chureca hubiera sido convertida en potencia energética, se hubieran evitado montones de problemas sociales. En Sao Paulo, Brasil, una enorme Chureca le da energía parcialmente a la ciudad.

Quienes dirijan la Alcaldía deben ser profesionales expertos en municipalismo. La señora alcaldesa inconstitucional es periodista y el vice alcalde un locuaz cronista deportivo. Pero de asuntos municipales no saben nada. Seguramente les motivó la reciente campaña promovida desde EL NUEVO DIARIO en pos de una aspiración del pueblo de Managua: vivir y convivir en una ciudad limpia, algo que está por verse.

Si la educación actual a la juventud es un fracaso, según los rendimientos publicados, obligar a la población a mantener limpia la ciudad será doblemente difícil, por las décadas de incompetencia y falta de educación desde la familia, colegios y oficinas.

 

* Abogado y Notario.

Juan3722@yahoo.com