•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En un tiempo se pensó que sólo los humanos eran inteligentes. Después se observó comportamientos inteligentes en animales y se trató de definir la diferencia cualitativa entre la inteligencia humana y la animal.

Por un tiempo se pensó que la diferencia radicaba en el uso de herramientas, pero se observó que los chimpancés utilizan palitos para extraer hormigas de los árboles, que algunos pájaros usan piedras para romper huevos, que algunos macacos hierven sus alimentos en aguas termales, etc.

Otra opinión expresaba que la diferencia radica en la conciencia de sí mismos que tienen los humanos. Sin embargo, se comprobó que los grandes simios, los delfines, los elefantes y otros son capaces de reconocerse en un espejo.

Se trató de establecer la diferencia en la capacidad de expresar solidaridad, compasión y sentimientos parecidos. Pero los elefantes sufren la pérdida de sus seres queridos y varios animales han mostrado que son capaces de expresar ese tipo de sentimientos.

La capacidad de utilizar un lenguaje para expresar ideas tampoco es exclusiva de los humanos; algunos simios han aprendido un lenguaje de cientos de palabras y símbolos y los usan con una correcta sintaxis.

En un programa científico de televisión vi algunos casos sorprendentes de inteligencia animal. Un perro buldog aprendió a andar en patineta con sólo observar hacerlo a las personas; ahora se monta en tres patas y con la pata trasera izquierda se impulsa a gran velocidad. Ha aprendido a hacer piruetas sin ningún entrenamiento. A un cuervo se le puso un tubo vertical de vidrio con agua hasta la mitad y con un gusano flotando fuera de su alcance; afuera había bolitas de corcho y bolitas de piedra. El cuervo puso dentro del tubo una bolita de corcho y observó que ésta flotaba y que el nivel del agua no subía; luego desechó el corcho y se dedicó a poner en el tubo sólo las piedras, las que hacían subir el nivel del agua hasta que el gusano estuvo a su alcance. Este tipo de razonamiento lo tienen los humanos a partir de los siete años de edad.

En otro caso se puso a dos pájaros de la misma especie a realizar una prueba. Los ancestros del primero eran de Alaska y los del segundo de las planicies norteamericanas. En Alaska la vida es dura por lo que los pájaros deben esforzarse por sobrevivir; en las planicies abundan los insectos, las frutas y los granos y los pájaros tienen todo disponible sin esfuerzo. La prueba consistía en alcanzar unos gusanos que se encontraban al fondo de huecos tapados parcialmente por discos metálicos agujereados en su centro. El pájaro de Alaska de inmediato procedió a levantar con su pico todos los discos y a comerse los gusanos; el de las planicies nunca logró alcanzar ninguno. Lo sorprendente es que ambos pájaros habían nacido en cautiverio por lo que la diferencia entre ambos no radicaba en sus experiencias sino que ya estaba incorporada en sus genes.

Un loro africano fue entrenado durante 25 años y llegó a hablar en un correcto inglés con un vocabulario de cientos de palabras; podía expresar ideas como “esas figuras son iguales y las otras diferentes”. Era un loro genio pues otros de su especie han logrado bastante pero no tanto como él.

El caso más sorprendente es el de un chimpancé genio nacido y entrenado en la universidad de Kyoto. Su madre también fue entrenada pero no logró las hazañas de su hijo. Este chimpancé logra identificar en una computadora una secuencia de números a una velocidad que no ha sido igualada por ningún humano, incluyendo a su entrenador.

Estos casos, y otros de los que me he informado, me inducen a pensar que el desarrollo de la inteligencia es un asunto de suficiente tiempo en un ambiente que la propicie desde el punto de vista evolutivo (es decir, asumiendo que esa inteligencia resulta ventajosa para la especie). Me parece que en esencia no es un rasgo exclusivamente humano. ¿Qué pasaría si los humanos se extinguieran? Yo me inclino a pensar que con el paso del tiempo otra especie ocuparía un lugar dominante parecido al nuestro.

 

* Ingeniero y músico.

pedrocuadra56@yahoo.com.mx