•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Es evidente, el INSS tiene una crisis financiera y de solvencia, que amerita una reforma. Pero, ¿de dónde proviene esa crisis? De la falta de prioridad que los distintos gobiernos le han asignado al servicio de Seguridad Social de los cotizantes trabajadores.

¿Quiénes son los responsables de esta situación? Los responsables son todos los distintos gobiernos, pero además los que abusando han ocupado los fondos del INSS para financiar proyectos políticos y despilfarrarlos con corrupción.

En los ochenta los sandinistas vaciaron las arcas del INSS. En esta etapa, el orteguismo lo utilizó como caja chica proveedora y fuente de corrupción. La autonomía como ente descentralizado ha sido de papel.

¿Qué hace un militar militante como presidente a cargo de una institución tan importante del estado? ¿Por qué se ha pensado duplicar las cotizaciones y aumentar la edad para jubilarse? Porque es lo más fácil. Simplemente hacer recaer la carga en los trabajadores. Una carga que no se corresponde con la realidad económica y con la vida nacional. ¡Qué barbaridad!

La solución no es fácil ni sencilla. La solución es compleja y todos debemos poner una cuota por el bien y el futuro de las pensiones a recibir en la vejez. Todos deben contribuir con un compromiso serio.

El gobierno debe honrar la deuda. Las alcaldías igual. Las empresas asimismo. Las autoridades del INSS deben rendir un informe integral y completo; no solo de la cartera de cuentas por cobrar, sino de las inversiones realizadas, incluyendo sus réditos por inversión.

La carga administrativa del INSS debe ser menor, aumentando la eficiencia sin desmedro del servicio. Los trabajadores deben aportar un pequeño porcentaje más (quizás el 0.5%), y los patrones igual (quizás el 1.0%).

La limpieza de corrupción debe ser severa, sin visos de impunidad para tantos ladrones. Por último, debe pensarse en la alternativa de aumentar el número de cotizaciones y los años. No más de dos años, y a ser efectivo en un periodo de seis años de manera gradual. Un año cada tres años.

 

hugoveleza@yahoo.com