•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los próximos años y décadas, América Latina en general no parece salir del subdesarrollo a pesar del financiamiento por parte de organismos internacionales. Sólo países como México y Brasil que cuentan con recursos petroleros, así como Chile, este último por haber invertido grandemente en educación, podrán consolidarse como países más competitivos en la región.

Los países desarrollados cuentan con grandes recursos económicos y energéticos como plantas nucleares, petróleo y especialmente recursos tecnológicos que se han desarrollado mediante el estudio y desarrollo de las ciencias. Los paradigmas de esos países generalmente son de carácter pragmático, utilitario y comercial, dejando a un lado paradigmas basados en dogmas o romanticismos del pasado que siguen prevaleciendo en Latinoamérica.

Hace varios lustros, leía y escuchaba hablar de los programas de la Alianza para el Progreso impulsado por el Presidente Kennedy de Estados Unidos para nuestra región. De forma eufemística, posteriormente se nos ha denominado como países en vías de desarrollo. El hecho es que las estadísticas, los indicadores y las tendencias en simulaciones computarizadas no presentan ningún cuadro promisorio para la región latinoamericana.

Si bien es cierto existe un crecimiento relativo en América Latina, al compararse con otras regiones del mundo y bloques, nuestra región se ubica muy atrás en términos de ingreso per cápita, calidad de vida, seguridad ciudadana, derechos humanos y muchos otros indicadores.

Por otro lado, países como Nicaragua, Haití, Honduras, etc. al igual que países de África subsahariana seguirán dependiendo financieramente de instituciones de crédito como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM), así como de la ayuda de otros organismos internacionales (ONGs). Algunos dirían irónicamente las migajas del imperialismo.

Hay países subdesarrollados donde todavía no se cumplen los llamados objetivos de desarrollo del milenio por diferentes factores. De hecho, la brecha entre los que tienen recursos y los que no tienen sigue creciendo en muchas partes del mundo. A la mayor parte de los que poseen los recursos del mundo no les interesa mucho del destino de los países pobres.

El subdesarrollo tiene que ver con el pensamiento mediocre de una sociedad. Por ejemplo, no ha servido de mucho que Nicaragua haya tenido grandes recursos cuando los gobernantes egoístas y sin ninguna visión no han podido explotar dichos recursos para beneficio de las mayorías. En Nicaragua, seguimos repitiendo lo mismo que decíamos hace 40 años. Tenemos que tecnificarnos, industrializarnos, etc., pero toda esa retórica en gran medida ha sido en vano, ya que actualmente tenemos pocos técnicos, empresarios, científicos, o bien iniciativas gubernamentales para ayudar a mejorar el sistema educativo de cara a la globalización.

Para ser menos subdesarrollados en el futuro, los actores sociales debieran hacer esfuerzos para reducir la corrupción, ineficiencia, burocracia, así como la ignorancia en que se encuentra sumida gran parte de la población.

 

* Escritor y Profesor de la UNAN