•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La idea de un proyecto de autonomía es algo antiguo, que data desde el año 1600, con el nombramiento del primer rey, Old Man I, que fue coronado oficialmente en el año 1640. Este sistema monárquico duró aproximadamente 254 años, concluyendo con el último rey llamado Robert Henry Clarance.

Posterior a eso vino la Incorporación o Anexión de la Costa Atlántica al Pacífico, que sucedió en el año 1894. Después de 93 años de incorporación, en el año 1987 se aprobó en la Asamblea Nacional de Nicaragua la Ley de Autonomía de la Costa Atlántica (Ley 28).

La dirigencia de MISURASATA planteó al gobierno sandinista una propuesta de solución a la problemática de la Costa Atlántica y sus reivindicaciones históricas de los pueblos indígenas y afro-descendientes, así como algunos aspectos fundamentales como el derecho a la tierra, derecho a los recursos naturales, derecho al uso de su lengua materna y la preservación de su cultura.

Dicha propuesta fue rechazada por los sandinistas, considerándola como un planteamiento separatista. A partir de eso iniciaron las contradicciones y confrontaciones hasta la masiva emigración al exilio, a Honduras y Costa Rica.

La Ley de Autonomía fue concebida desde una óptica indigenista, pero personas no indígenas plantean soluciones a los problemas indígenas desde una óptica errónea, sin entender la cosmovisión y cosmogonía de los pueblos indígenas.

En 25 años de aprobada la Ley de Autonomía, hasta el día de hoy no ha funcionado; eso lo dicen encuestas de organismos serios como Naciones Unidas en su Informe de Desarrollo Humano del año 2005: que el 67% de la población costeña no aprueba la existencia de una autonomía, dado que este proyecto ha traído poco beneficio a la gran mayoría de la población costeña.

También en el Cuarto Simposio Internacional de la Autonomía realizado en Managua del 8 al 10 de septiembre del 2004, con el auspicio de las universidades BICU y URACCAN, determinaron que no ha habido ningún avance en la implementación de la Ley de Autonomía; que de los 45 artículos que contiene la ley, solo siete se están cumpliendo, para un 3.15% de ejecución.

Queda demostrado que es necesario pensar en nuevas alternativas de solución a la problemática global de la Costa Atlántica, se puede pensar en rehacer una nueva Ley de Autonomía, explorar un sistema federal u otros modelos que consideremos convenientes.

Con el potencial de los recursos naturales que posee la Costa Atlántica, si se utilizaran de una manera racional y sostenible, se erradicaría la pobreza y la miseria extrema, que cada día se va profundizando en la población costeña. Desgraciadamente hay desunión de los sectores pensantes del pueblo costeño y falta una visión de nación y un Plan Estratégico de Desarrollo.

La Costa Atlántica aporta a la economía nacional, colocándose en segundo lugar de la manera siguiente: Managua el 39%, Costa Atlántica 7.8% y Matagalpa 7.3%; esto exige más atención y más inversión.

Merecemos un trato digno, dado que la población costeña ha aumentado y los recursos naturales se explotan sin planificación, sin sostenibilidad y no se reinvierte de manera justa y equitativa.

 

Febrero 18, 2013.

 

* Teólogo, originario de la Costa Atlántica