•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Algún día moriré mártir… pero los judíos serán borrados del mapa.” Con su triste rostro de tez lozana, Hadiya, una niña de diez años que perdió a toda su familia después de vivir el horror de los recientes bombardeos en Gaza, juzga como innumerables palestinos lo que piensa hacer cuando sea mayor: vengarse de Israel.

Gaza. Un polvo grisáceo cubre el paisaje. Ambiente, calles y edificios derruidos, tapizados de incontables agujeros de cualquier dimensión. Desde boquetes indefinidos a hiladas de múltiples orificios puntiformes que se pierden en el vacío cruel de un espectáculo siniestro. La pobreza extrema se dibuja en las lealtades de miles de palestinos refugiados en su desgracia.

Cuando no se posee nada material ha que aferrarse en este sitio miserable, no hay nada que perder. La muerte en vida del oprimido según Paulo Freire. La vida a la cual se le prohíbe ser. La universidad Islámica está totalmente destruida por ser un baluarte de Hamas.

¿Qué pasa por la mente de quienes matan por convicciones ideológicas? ¿Quién es receptivo a la ideología extremista? En un estudio abierto entre la población musulmana de Gaza bajo la supervisión del psiquiatra palestino Eyad El-Sarraj se determinó que el 70% de más de 900 jovenes entrevistados habían sufrido traumas graves en forma de ataques a sus escuelas o asaltos nocturnos a sus casas, todos manifestaron un fuerte sentimiento vengativo.

Sombras de gente, desesperados y sometidos a una guerra permanente. Los autores de atentados suicidas de la segunda Intifada (2000-2005) contemplaron de niños: humillaciones, violaciones y asesinatos de sus familiares.

En el siglo VII Mahoma dijo: “Las espadas son las llaves del paraíso.” Combatir por la causa de Alá, con lapicero, discurso o espada, eso es yihad. Los líderes musulmanes en Gaza animan a los jovenes árabes a detonar explosivos escondidos en sus cuerpos. Bombas suicidas para Alá con pasaporte visado al Jardín del Edén.

En un documento firmado por Ibrahim Ghousha, ex líder de Hamas en 1993 se puede leer: “Luchar contra los judíos e Israel es una obligación religiosa y un deber divino.” El Corán prohíbe la existencia del Estado judío por ende el Islam nunca podrá negociar ni reconocer a Israel.

El 15 de Mayo de 1948, un día después de la declaración del Estado de Israel, siete ejércitos árabes desconocieron el mandato de las Naciones Unidas lanzando un ataque contra Israel en un intento de extinguir su breve existencia. Fueron derrotados. Sin embargo, creó dos problemas concurrentes de refugiados árabes: voluntarios y obligados.

Ha sido muy difícil transmitir a las nuevas generaciones una cultura de tolerancia ante una actitud de odio y rencor permanentes que día a día construyen un nuevo andamio de resentimiento en una ruta circular sin salida. Ciclos perpetuos de venganzas entre palestinos e israelíes. OLP, Al Fatah o Hamas contra Israel.

Para algunos palestinos se debe culpar a la comunidad internacional. No es un problema humanitario que vive bajo la ocupación. No necesitan comida o combustible, eso no es fundamental… ellos necesitan Palestina. El odio islámico hacia los judíos motiva a los árabes a escribir de nuevo la historia del Medio Oriente. En un turnspeak mediático, la inversión mito poética de los hechos concibe que la víctima parezca el culpable.

Después de la persecución histórica implacable hacia los judíos desde la antigüedad hasta llegar a la cresta de las olas de antisemitismo del Holocausto nazi negado por Ahmedinejad, el hogar nacional judío en toda Palestina establecido en la Declaración Balfour de 1917 continúa estrellándose en la intransigencia musulmana: la hasbara o propaganda y el petróleo árabe. Corren las noticias y las multitudes lo creen.

Un Estado palestino en Gaza y Cisjordania revela que una paz negociada es posible. Pretender destruir al pueblo de Yahvé es el preludio de una guerra desastrosa. No obstante, muchos están convencidos que Israel es un agresor sin motivo, brutal y cruel con ansias insaciables de tierras árabes donde ha sembrado las semillas del terror.

 

* Médico cirujano.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus