•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las campañas por mantener las ciudades limpias, con ambiente sano y buena vista para los habitantes y turistas, parten de la necesidad apremiante en poblaciones que no controlan los botaderos ilegales de basura; y de autoridades que presionadas por el crecimiento poblacional y la misma insensibilidad de la gente, se vieron obligados a elaborar y publicitar ordenanzas ambientales que deben regular los botaderos de desechos sólidos.

A raíz del concurso Municipio Azul, por el año 2005-2006, campaña realizada en época de verano, hubo municipios en donde articularon acciones las autoridades municipales y personal de instituciones públicas y privadas para mantener las ciudades limpias, así como las playas, aunque su principal objetivo era “ganar” el primer lugar.

Jinotepe, Nagarote, Chinandega y León obtuvieron los primeros lugares, desarrollando campañas que incluyeron personal de alcaldías, colegios y universidades. La empresa privada y las municipalidades dispusieron de depósitos para la basura, sacos, bolsas, rastrillos, guantes, vehículos y alimentación. Todas estas acciones han permitido calar en los habitantes a través de los mensajes emitidos desde entonces, aunque a buena cantidad no les ha importado.

Para la efectiva campaña era necesario la elaboración de un instrumento legal para soporte de la municipalidad; su divulgación por los diversos medios de comunicación social y otros no convencionales con el objetivo de concientizar, y la coerción: multar a aquellos que conociendo una disposición botan basura en lugares no autorizados.

La ordenanza ambiental del municipio de León establece en el artículo 11 que es prohibido depositar desechos sólidos en lugares públicos no autorizados. También establece categorías para cuantificar las multas, que van de 500 a 5 mil córdobas. La disposición de inspectores permite en su momento demostrar quién verdaderamente es la autoridad para castigar a quienes amenazan contra la salud.

En municipios no tan grandes como Nagarote y Jinotepe, es más fácil ordenar, por ende tienen también prototipos a seguir, ya que de ahí parten las disposiciones legales y sobretodo la conciencia que progresivamente ha asumido la población ante la necesidad de “Vivir Limpio, Vivir Sano, Vivir Bien, Vivir Bonito”.

Seguramente las autoridades nacionales y de Managua han retomado estos ejemplos para multar y decomisar vehículos. Sin embargo, hay que ser más duros con aquellos que destruyan los depósitos. Que el destructor lo repare o pague por el daño causado a la sociedad, que pase sus días en la cárcel acusado por cometer un delito ambiental. La Policía Municipal es urgente.

Actualmente es la Alcaldía de Managua el gran ejemplo para velar por la salud, dado el presupuesto publicitario y la concentración de medios de comunicación social. Sin embargo, en otros municipios la tarea ha sido permanente, aunque hace falta entrar a las áreas rurales, principalmente las que apuestan por el potencial turístico sostenible e integral.

La campaña que promueve el gobierno central llega a todas las autoridades municipales y a cada ciudadano o turista que quiere ver una ciudad ordenada, bonita y sana. Alcaldes y concejales no esperan un mandato presidencial para actuar en pro de su comunidad; alcaldes que incluyan los aspectos ambientales en el Plan de Inversión Anual PIA, provenientes de las expresiones populares a través de los CPC o representantes de gremios decididos y comprometidos con mejorar la calidad de vida.

 

* Comunicador Social