•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cada año son más las empresas que se deciden explorar la Bolsa de Valores de Nicaragua como alternativa de financiamiento para aumentar su capital de trabajo o financiar su expansión.

En el año 2012 ya eran 3 las empresas que captaban recursos en la bolsa de valores para financiar sus actividades propias. Empresas como CREDIFACTOR, FACTORING o AGRICORP han comprobado de primera mano que el proceso de registro de una emisión de valores es relativamente sencillo y que las ventajas que proporciona este mecanismo son sumamente atractivas.

Entre las ventajas que más empresas podrían aprovechar les enumeramos las principales:

Diversificación de sus fuentes de financiamiento: el emisor cuenta con una fuente adicional de financiamiento que le proporciona recursos frescos directamente de los inversionistas y a través de los puestos de bolsa. Estos recursos son proveídos en muy corto tiempo y por una gran diversidad de clientes que pueden ser personas naturales o personas jurídicas.

Soberanía financiera: el disponer de diferentes fuentes de financiamiento permite que el emisor reduzca su costo financiero total. No se trata de sustituir un mecanismo por otro, se trata de gestionar sus diferentes fuentes de recursos de acuerdo a sus necesidades de liquidez a través del tiempo

Flexibilidad en la Gestión de la Deuda: una vez registrado el monto total de la emisión el Emisor decide cómo, cuándo y cuánto venderá. Esto quiere decir que el Emisor tiene autorizado un monto total pero puede irlo vendiendo por medio de tramos, a diferentes plazos, fechas y tasas de interés. La normativa vigente exige que los tramos o tranches (en Finanzas Corporativas, un tranche es uno de una serie de valores relacionados que se ofrecen como parte de la misma transacción). Esta porción a vender debe ser anunciada al público por medio de una Oferta Pública en los medios de circulación nacional. La Oferta Pública no es más que el detalle del monto (o tramo) que el Emisor pretende vender, cuándo se venderá, qué denominaciones tendrá y qué tasa de interés pagará, entre otra información relacionada a la emisión. Este mecanismo le permite al Emisor cuadrar perfectamente sus flujos y sobre todo le permite adaptarse a los cambios que puedan suceder en el mercado en un tiempo relativamente corto, pudiendo ajustar sus tasas a la baja o al alza, reducir o ampliar sus plazos o disminuir o incrementar los montos que necesita captar.

Liquidez: la facilidad con que estos valores (Papel Comercial o Bonos) pueden convertirse a dinero líquido es otro de los factores que han incrementado sustancialmente su demanda. Los mercados secundario y de reportos de la bolsa de valores son los encargados de proporcionar liquidez a estos valores. Cuando un tenedor necesita recursos puede vender sus valores y si necesita recursos pero no quiere vender sus valores puede “reportarlos”, es decir, utilizar sus valores como garantía y captar recursos a un plazo y tasas atractivas. Lo más interesante de esto es que los tenedores de los valores realizan sus operaciones sin causar inconveniente alguno al Emisor ya que este en la fecha de vencimiento pagará el principal más los intereses al que presente el papel comercial o bono.

Instrumento de Mercadeo eficiente: No hay mejor manera de mostrar quiénes son como empresa como cuando emiten valores en bolsa. La empresa da la señal de tener una estructura financiera sana, un gobierno corporativo que vela por el buen desarrollo de las actividades de la empresa y que están enfocados en el crecimiento a largo plazo y sobre todo, aumenta el apetito de sus valores y les abre más puertas antes los fondeaderos nacionales o internacionales.

 

* Gerente General INVERNIC,

Puesto de Bolsa.

mpadilla@invernic.com