• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El recorrido a través de catorce “estaciones” -ahora quince, con la Resurrección, agregada por Juan Pablo II- que recuerda el paso de Jesús desde el Pretorio hasta el Calvario, se conoce como “vía crucis”, como lo escriben unos, o “viacrucis”, según otros. Esta doble escritura nos plantea una duda: ¿cuál es la forma correcta? Antes de despejar el interrogante se nos vienen, como eslabones de una gran cadena, otras inquietantes vacilaciones: bajorrelieve/bajo relieve, telaraña/tela de araña, padre nuestro/padrenuestro, ave maría/avemaría, tío abuelo/tioabuelo, tiovivo/tío vivo, medianaranja/media naranja, sofacama/sofá cama, ciempiés/cien pies, arcoíris/arco iris? “Te obsequio a Dios/cabalgando el arcoíris...”, dice el doctor Julio Francisco Báez Cortés en su “Náufragos en trance”, y Luis Enrique Mejía Godoy, en “Palabreando”: “Lo vi en sus ojos de niño dibujando un arco iris con el último adiós de su mano caminando hacia el atardecer”.

En nuestro idioma, existen diferentes tipos de expresiones complejas, como consecuencia de combinar varias palabras o raíces léxicas. Pueden ser formas compuestas de dos palabras (hombre rana), tres (sabelotodo), cuatro (correveidile) o más. En medicina encontramos expresiones complejas muy largas, como nasofaringolaringofibroscopía, compuesta de cinco raíces griegas que se refiere al examen endoscópico que analiza las cavidades nasales para detectar contusiones y bloqueos producidos por alguna fractura o por sinusitis.

Algunas expresiones complejas se escriben en una sola palabra gráfica consolidada por el uso, como aguardiente y ciempiés, razón por la que se denominan compuestos univerbales. Pertenecen a este mismo grupo (univerbales) las formas verbales con pronombres enclíticos, como cuéntemelo (con el uso de usted) y escribíselo (con el uso del vos); expresiones complejas formadas por varias palabras unidas con guión, como físico-químico y aula-taller. Y hay también expresiones complejas formadas por varias palabras gráficamente independientes (compuestos pluriverbales), como media naranja y sofá cama.

Ya sabemos cuán importante es saber acentuar correctamente las expresiones complejas. Pensemos, por ejemplo, en tiovivo (‘recreo de feria que consiste en varios asientos colocados en un círculo giratorio’). Esta forma compleja (univerbal) se escribía separada en sus componentes: tío vivo (pluriverbal). O el caso de montepío, que antes se escribía monte pío. Las palabras que integran esta expresión compleja conservan siempre la acentuación prosódica, y gráfica (en otros casos como tío abuelo, marcha atrás, vía crucis, etc.), que les corresponde como voces autónomas.

La Ortografía explica que muchos de los sustantivos que pertenecen hoy al grupo de los compuestos propios o univerbales, como aguanieve, aguardiente, avemaría, bajorrelieve, buenaventura, camposanto, montepío, caradura, cortocircuito, hierbabuena, padrenuestro, tiovivo, etc., fueron en su origen unidades léxicas pluriverbales (agua nieve, agua ardiente, ave maría, bajo relieve, monte pío, padre nuestro, tío vivo, etc.). Sin embargo, existen etapas de transición en las que el uso aún vacila entre una y otra grafía: bajo relieve, campo santo, etc. No en todas las unidades léxicas pluriverbales se cumple el proceso anteriormente descrito. Muchas de ellas mantienen la independencia gráfica de sus componentes: media naranja, mesa redonda, piel roja, llave inglesa, cama nido, casa cuartel, hombre rana, sofá cama, caballo de batalla, ojo de buey.

En el caso de avemaría, cuando no se refiere a la oración, sino a la salutación a la Virgen, y que ha dado lugar a la locución interjectiva con el significado de ‘asombro o extrañeza’, se escribe separado: ave María, también ave María Purísima.

¿Y cómo se pluralizan las expresiones complejas? ¿Se dice medias naranjas y hombres ranas? Hay dos criterios básicos. Uno se refiere a la pluralización tanto del sustantivo como del adjetivo acompañante: llaves inglesas, medias naranjas, mesas redondas, pieles rojas; el otro alude a las estructuras formadas por dos sustantivos, en donde pluraliza solamente el primero de ellos: camas nido, casas cuartel, hombres rana, sofás cama, caballos de batalla, telas de araña, ojos de buey.

En las unidades léxicas pluriverbales formadas por dos sustantivos unidos por preposición, se observan algunos casos de unificación gráfica, con pérdida del nexo prepositivo: hojalata (hoja de lata).

Como hemos visto, determinadas expresiones complejas tienen un comportamiento diferente desde el punto de vista gráfico, ya que pueden admitir su escritura en una sola palabra, como telaraña (univerbal) o en varias (pluriverbal), como tela de araña. En el caso de arco iris (pluriverbal), cuando se emplea como una expresión compleja univerbal (arcoíris) se tilda por la secuencia vocálica en la que la vocal cerrada es tónica. En cambio, viacrucis pierde el acento gráfico en el primer componente (vía), porque pasa a formar una expresión compleja univerbal clasificada como palabra grave o llana terminada en consonante ese. Por eso tenemos en nuestro idioma vía crucis y viacrucis, dos expresiones complejas igualmente correctas y de pleno uso, como lo señala la ortografía panhispánica, “resultado de la voluntad común y del trabajo conjunto de las veintidós academias que integran la Asociación de Academias de la Lengua Española”.

* Escritor y lingüista