Alfonso E. Castellón Ayón
  •  |
  •  |

Con unidad o sin ella, el actual gobierno continúa dando golpes a la endeble economía del país. Hay suficientes problemas que resolver, como para estar enfrascado en asuntos de Consejos o pleitos internos de partido.

No se hace lo más mínimo por frenar a Unión Fenosa, a pesar de su acalorada  intervención en el reciente Foro Internacional de Chile. Igual cosa pasa  con el petróleo, no obstante, ya tenemos suministro continuo de Venezuela. ¿Y qué de los granos básicos? El frijol alcanza precios exorbitantes. Se dice que cuatro empresas nacionales han acaparado este grano.

Lo mismo sucede con el pan, la leche y los demás productos de la canasta básica: entonces, ¿dónde está el gobierno del Pueblo Presidente? Igual que el anterior, peleando con sus partidarios y contendientes históricos. Bolaños no gobernó por estar enfrascado en  echar preso a Arnoldo Alemán. Pero Alemán nunca ha estado preso. De esta manera se llevó cinco años sin hacer ni dejar hacer. El final ya lo conocemos.

El país necesita que se resuelvan estos problemas. Si Hugo Chávez nos va a ayudar realmente, bienvenido el Alba. Pero todavía no se ven indicios de que esto pueda suceder. El coronel Hugo Chávez enfrenta batallas más importantes que ganar, y no será Nicaragua la que a va a tomarle su tiempo.

No seamos ilusos, hace varios meses critiqué el asunto de los pobres del mundo, y ahora veo que también critican eso y más, los ideólogos del Frente Sandinista. ¿Hasta dónde nos llevará el gobierno de Daniel Ortega?

Quisiera seguir otorgándole el beneficio de la duda. Pero es que ya se hizo de hule esta duda. Vamos a cumplir un año de gobierno y todavía sigue el hermetismo, la falta de acción, el atraso en las oficinas de la propiedad, el alza de todo menos en los salarios.
La politiquería de los otrora dirigentes que se oponían a todo, hoy no se oponen a nada (los Porras, Barboza, González, Chévez, etc.).

No sean más papistas que el mismo Papa. Aquí no es cuestión de CPC o Cero Hambre, Cero Usura y otros inventos demagógicos. Lo que necesitamos es dinamizar la economía, controlar los precios de la canasta básica, de la energía eléctrica, del agua, combustible, transporte público, medicinas. En fin: crear fuentes de trabajo, entrarle fuerte y de lleno a los programas de gobierno existentes. Los Consejos no deberían de quitarnos el sueño. Que más da si funcionan como parte del Gobierno o que funcionen como CDS; lo importante es que no alteren el orden constitucional y por la misma razón no pueden ser parte del Ejecutivo. Como el mismo presidente ha dicho: “Zapatero a tus zapatos”. Que funcionen y punto.

Señores políticos: dejen que otras personas les releven, ya cansan sus nombres, su presencia y su ineficiencia. Hagan que nuestro país camine por senderos de progreso y verán que sí les vamos a tolerar, y quizás hasta aclamar. Qué vergüenza produce el tener que decir que a pesar de todo lo que digamos, todavía no superamos a los gobiernos de los Somoza. Aunque muchos me dirán que sí: en lo referente a la dinastía.

Desde mi posición de observador y estudioso de la conducta de los gobernantes frente al poder político, pido públicamente a estos señores que reflexionen a la luz de los problemas nacionales y no en función de sus intereses. La patria lo demanda urgentemente.

¡Despierte presidente! La nación se resiste a aceptar imposiciones familiares. Aquí estamos esperando sus promesas de campaña. Por Dios, ¡cúmplanos! Aproveche esta última oportunidad que el Señor y este pueblo heroico le concedieron. Claro que queremos una Nicaragua unida y en reconciliación, pero con progreso. Y un gobernante moderado que piense en su país, antes que en su propio ego.

acastell46@yahoo.com