•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En Italia, para sosegar su desconcierto, la población repite a sí misma como si fuese un mantra: “Italia no es Grecia”. Sin embargo, los italianos ven, con alarma, cómo llevan el mismo rumbo. Ante la ingobernabilidad que sucede a las elecciones del 24 y 25 de febrero pasado, en la tercera economía de Europa, la calificación de los bonos italianos está a tres escalones de la evaluación como bonos basura.

Con la apertura de los mercados financieros, y ante el alto riesgo de una situación de impago en vista que muy probablemente se deba regresar a las urnas, los créditos bajarán al fondo de la calificación. Italia deberá pagar un alto interés especulativo, lo que, en principio, por una lógica viciosa de la anarquía especulativa del dinero, conlleva –como en Grecia– mayor austeridad, con más drásticas medidas de ajuste fiscal.

En las recientes elecciones para decidir los 630 puestos de la Cámara baja y los 315 del Senado, el 25 % del electorado se abstuvo de votar. No acudieron a las urnas 11.75 millones de italianos. Casi 3.5 millones de electores menos que a las elecciones de 2008.

Por otro lado, el 25.55% de los votantes escogió la casilla del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), de Beppe Grillo. O sea, 8.7 millones de italianos se adhirieron a la antipolítica, bajo la consigna de “mandar a casa a todos los políticos”. El resto de votos se dividió a mitad entre la coalición de Centro Izquierda (29.54% de votos), encabezada por el Partido Democrático (PD), de Berzani, y la coalición de Centro Derecha (29.18 % de votos), encabezada por el Partido del Pueblo de la Libertad (PDL), de Berlusconi.

Para formar gobierno, con una confianza sólida del parlamento, se requiere que dos de los tres polos parlamentarios formen una coalición amplia. Berzani, después de recibir el encargo de formar gobierno, de parte del presidente Giorgio Napolitano, ha fracasado en su intento de convencer al M5S de adherir a una propuesta de cambio en torno a ocho puntos. Una semana después del encargo, Berzani ha debido comunicar a Napolitano que no obtenía los números para obtener la mayoría necesaria en el senado.

No obstante, el PD ha obtenido la presidencia de ambas cámaras. El 15 de mayo finaliza el mandato del presidente de la república. Napolitano ha desmentido la alternativa prevista de su dimición anticipada, que forzaría a las fuerzas en el parlamento a negociar la selección del próximo presidente de Italia. Al cual, hipoteticamente, le habría correspondido disolver el parlamento (recién constituido) y convocar a un nuevo escrutinio electoral.

Napolitano, en cambio, ha formado dos comisiones de “sabios”, que deberán decidir el programa urgente de cambios para enfrentar la crisis económica y política con Europa, en torno al cual, se formaría el realinamiento de fuerzas políticas para dar vida al próximo gobierno.

Beppe Grillo, con sus consignas, “parlamento limpio” y “la honestidad estará de moda”, ha canalizado el creciente descontento generalizado de los italianos contra los políticos. Tiene 908 mil seguidores en Twitter, con 160 mil visitas diarias. Poniendo en práctica su lema, “libre asociación de ciudadanos”, rechazó a cualquier político de profesión, y escogió sus candidatos a través de internet, entre personas que a causa de las medidas de austeridad están perdiendo su estatus, su bienestar y libertad. De igual forma, propone escoger al candidato del movimiento a la presidencia de la república.

El mensaje de Grillo es que (mientras no alcance el poder el M5S) en una fase de recesión y de austeridad, el sistema político tradicional debe ser radicalmente transformado, hacia una mayor democracia directa. En consecuencia, descarta cualquier alianza con otros partidos, a quienes llama verdadera casta aristocrática.

 

* Ingeniero eléctrico