•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Papa Juan XXIII, en medio de las grandes expectativas y aires de renovación desde el inicio de la primera sesión solemne del Concilio Vaticano II el 11 de octubre de 1962, nueve semanas después, el 17 de diciembre de 1962, emitió la Bula “Supremi Muneris” (potestad/función suprema) para erigir la Diócesis de Estelí: “Decretamos lo siguiente: Separamos de la Diócesis de León, en Nicaragua, el territorio íntegro de los distritos civiles, comúnmente llamados Departamentos, los cuales corresponden a los nombres de Estelí, Madriz y Nueva Segovia… La nueva Sede Episcopal de la Nueva Iglesia será la ciudad llamada Estelí, y la Catedral del Magisterio Episcopal debe ser colocada en el Templo Parroquial que tiene el título de la Bienaventurada Virgen María del Santísimo Rosario, el cual elevamos al rango y dignidad de Iglesia Catedral…”

Era Obispo de León Monseñor Isidro Augusto Oviedo y Reyes (Chinandega 1905 – León, 1969) y Arzobispo de Managua Monseñor Alejandro González y Robleto (Chinandega, 1884 – Managua, 1968), quien participó en las cinco sesiones del Concilio en Roma.

El 12 de enero de 1963 Monseñor Dr. Sante Portalupi, Nuncio Apostólico en Managua, comunicó el nombramiento episcopal para la nueva Diócesis a Monseñor Clemente Carranza y López, Vicario General de la Arquidiócesis de Managua, Dean del Venerable Cabildo Metropolitano Managüense, párroco de la Iglesia de San José. Portalupi, siendo Arzobispo y Nuncio en Portugal, fue enviado por Juan Pablo II a conversar en 1982 y 1983 con la Hna. Lucía sobre el mensaje de las apariciones en Fátima.

El nuevo Obispo fue consagrado por González y Robleto, Carlos Borge, Obispo Auxiliar y el Nuncio Portalupi, en la Catedral de Managua el martes 19 de marzo de 1963, tomó posesión en Estelí el 30 de marzo del mismo año. El libro de la Congregación de los Hermanos Cristianos de La Salle registra (1963, pág. 106):

“Marzo 19. Consagración de Monseñor Clemente Carranza L. obispo electo de Estelí, se verificó en la Catedral de Managua, a las 9 a.m. La comunidad asistió casi completamente; Monseñor vino unos días antes a solicitar que los Hermanos Bernardo e Isidoro fueran sus padrinos y los distinguió con un puesto especial en el presbiterio de la catedral. Es anterior alumno de los Hermanos”.

Monseñor Clemente Carranza nació en lo que es hoy el municipio de Nandasmo (fundado en 1976, antes Villa de la Paz y Villa de San Pedro), Masaya, el 23 de noviembre de 1905, hijo de Feliciano Carranza y Anastasia López, fue ordenado sacerdote el 12 de marzo de 1932 por Monseñor José Antonio Lezcano y Ortega, de quien fue su secretario personal. Estudió en el Seminario Tridentino San Ramón Non nato de León.

Este humilde sacerdote, en 1952 fue nombrado Vicario General de la Arquidiócesis de Managua. Como Secretario de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, participó en 1968 junto a ciento setenta y cinco obispos en la II Conferencia del Episcopado en América Latina en Medellín que inauguró Pablo VI. Ante su fallecimiento el 8 de febrero de 1978, fue nombrado Administrador Apostólico de la Diócesis, el franciscano Mons. Julián Barni (Italia, 1914 – 1994), Obispo de Matagalpa.

El segundo fue Mons. Rubén López Ardón (Ocotal 19/6/34), nombrado Obispo de Estelí el 26 de julio de 1978, consagrado el 27 de mayo de 1979. Antes fue director del Seminario Nacional, asesor nacional de la Comisión de Liturgia y Secretario Ejecutivo de la Conferencia Episcopal. Solicitó la renunció a su cargo a fines de 1988 siendo aceptada por Juan Pablo II el 6 de marzo de 1990. Su salud física y mental se deterioró ante las dificultades de la Diócesis, la polarización del clero, la diversidad de experiencias pastorales y el escenario de guerra que vivió la región durante la década.

Al cesar sus funciones, siendo Obispo emérito, abandonó definitivamente el país; en 1995, según correspondencia recibida, estaba en México. D.F. La renuncia en estas condiciones es la única conocida en la historia eclesial de Nicaragua; el Prelado tenía 54 años cuando comunicó su decisión y 56 cuando le fue aceptada. De conformidad con el Derecho Canónigo, los Obispos están obligados a renunciar ante el Pontífice al cumplir 75 años pasando a ostentar la categoría de “eméritos”.

El tercero y actual Obispo de la Diócesis de Estelí es Monseñor José Abelardo Mata Guevara (Managua, 23/6/1946), quien asumió desde el 5 de abril de 1990, hace veintitrés años.

 

www.franciscobautista.com