•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Vivimos una época en que el medio radio se ha vuelto accesible en todos los rincones del planeta por su fácil acceso; penetra en lugares donde no existen vías de acceso, fluido eléctrico; además tiene la capacidad de seleccionar el programa que le gusta con solo accionar el dial. Sin embargo, una historia mal contada, una noticia negativa, sensacionalista, publicitaria, lo hace perder esa esencia única que dio vida, pasión, testimonio de lo que pensamos, sentimos y creemos.

Su vigoroso impulso, teniendo mucho que ver con la impactante revolución tecnológica, no es producto de ella. Responde más bien a la necesidad de nuestros pueblos de expresarse, conocerse, labrar su propia voz, descubrir y fortalecer su identidad.

Desde siglos atrás la gran riqueza creativa del pueblo se ha ido expresando, ingeniándose nuevas formas y respuestas ante duras condiciones de opresión y silenciamiento. De ahí que mucho de lo que es hoy el movimiento de la Radio en América Latina no se podría entender si no se hubiera hecho sentir sin el protagonismo popular y comunitario.

El remezón producido por el crecimiento incontenible de los medios de comunicación, su intromisión creciente en la vida cotidiana, su manipulación a partir de intereses transnacionales y de grupos minoritarios, afectan visiblemente las conciencias y reducen las posibilidades de pensamiento y expresión genuinas, autónomas.

Un ejemplo en nuestros países es la Agencia Informativa Pulsar, desarrollada por la Asociación Mundial de Radios Comunitarias de América Latina y el Caribe (AMARC), con el objetivo de democratizar las comunicaciones en el continente.

Nacida en 1995, Pulsar se pensó como una agencia con mirada latinoamericana. Se inserta en el gran movimiento de radios comunitarias populares, alternativas.

Como parte de una asociación de emisoras comunitarias, Pulsar valora y fomenta el trabajo en red. Por eso apuesta su inserción en un camino de dos vías donde las radios establecen el vínculo entre la agencia y las comunidades.

El pasado 13 de febrero por segundo año en el mundo se celebró el Día Internacional de la Radio. Se atiende el llamado de UNESCO para celebrar al medio de comunicación por excelencia. Su directora, Irina Bocova, aprovechó el festejo para dirigirse especialmente a las radios comunitarias y a las redes de comunicación para que promuevan el acceso a la información y la libertad de expresión.

La convocatoria de la directora de UNESCO es significativa, pues permite ampliar el debate sobre la libertad de expresión, pero, sobre todo, del acceso de los ciudadanos a los medios. Este es el tema pendiente en la comunicación social a través de medios electrónicos: el fomento de iniciativas comunitarias y el trabajo en redes para que nuevas voces ocupen más y mejores espacios en la oferta mediática.

Somos una sociedad cada vez más digitalizada y los recursos tecnológicos para favorecer la comunicación en radio están disponibles y, ventajosamente, muchos son gratuitos. La radio en línea empieza a consolidarse y todos los días tenemos nuevas iniciativas. Este escenario nos ubica en una frontera desde la cual miramos el futuro de la radiodifusión; se aproxima un cambio en hábitos y costumbres de los usuarios y de quienes ofertan contenidos.

Irina Bocova piensa en los jóvenes como beneficiarios de “este canal. Este grupo de la población es el que conjuga tecnología con contenidos, narrativas y expresiones culturales para ofrecernos nacientes propuestas de programas en línea.

La ecuación perfecta con jóvenes, tecnología y presencia comunitaria es alentadora para la radio. Permite pensar que en el corto y mediano plazo nuevas expresiones estarán materializadas en programas y en producciones que bien pueden ser transmitidas a través del espectro electromagnético con portadoras análogas. Ojalá muy pronto con portadoras digitales, o bien a través de la red. Por cualquiera de estos recursos, la radio siempre sonará democrática, abierta a la palabra y a la voz de nosotros, los ciudadanos.

 

* Periodista