•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Isabel I de Castilla, también llamada Isabel La Católica, fue hija de Juan II de Castilla e Isabel de Portugal. Fernando de Aragón, llamado Fernando el Católico, fue hijo de Juan II Rey de Aragón y Juana Enríquez, Reina de Navarra. Isabel se niega a casarse con los candidatos propuestos por su hermano Enrique IV, Rey de Castilla y es ella quien toma la decisión de casarse con Fernando de Aragón y no con el Rey de Portugal.

Historiadores españoles mantienen que Isabel siempre estuvo consciente de la necesidad de unir los reinos de León y Castilla, donde se hablaba español, con los de Aragón y Navarra, de habla catalán y eusquera (vasco) respectivamente, pues solo unidos estos reinos se conseguiría la reconquista de España.

La unión de estos dos personajes de la historia supone en ese momento la unión del territorio de España fuera del dominio moro (no es lo mismo moro que árabe) y la posibilidad de librarse de dicho yugo.

Fernando de diecisiete años de edad e Isabel de dieciocho, se casan en secreto en 1469 en contra de la voluntad del Rey de Castilla, después que Alfonso Carrillo, Arzobispo de Toledo falsifica una bula papal que se los permite ya que eran primos y la iglesia prohibía el casamiento entre familiares.

Si vemos uno de los escudos o estandartes españoles de la época encontraremos que en la parte inferior de los mismos se encuentra escrito en catalán el famoso “tanto monta, monta tanto”, significando que tanto poder tienen los reyes para atar como desatar y el pueblo le agrega el famoso “Isabel como Fernando”, para que se lea “tanto monta, monta tanto Isabel como Fernando”, refiriéndose a la equitatividad de repartición de poder con que ambos dirigían el imperio español.

Hay un magnífico artículo del Dr. León Núñez publicado en la edición de El Nuevo Diario del 20 de marzo del 2012, titulado “tanto monta, monta tanto Rosario como Daniel”, que vale la pena leerlo, para conocer un poco de historia y la aplicación del “tanto monta, monta tanto” que hace con su deleitable expresión escrita el Director de El Nuevo Diario a la actual pareja que gobierna “el paisito”.

Fernando le pide a Isabel su promesa de serle fiel y leal hasta que la muerte los separe y cuenta la historia que doña Isabel se la da, pero haciendo la salvedad que ella no es vasalla del rey y que a diferencia de la normal sumisión manifiesta en esa época de las reinas a los reyes, ella manda tanto como él.

Una vez llegados al trono Isabel le pide le conceda la gracia de que el idioma oficial de los reinos que aporta Fernando a la nueva unión sea el español y Fernando, siendo todo un caballero y no conociendo el machismo (Hernán Cortés aún no había conquistado México) y en aras de una España unida capaz de vencer el dominio de los moros musulmanes, deja a un lado soberbias y accede a que el español se convierta en el idioma oficial de Aragón y Navarra.

De esa manera el idioma español se convierte en idioma oficial del reino de España, ahora bajo el mando conjunto de Isabel y Fernando, quienes fueron nombrados Los Reyes Católicos por el Papa Alejandro Sexto con la bula “si convenit”.

Fernando de Aragón es famoso en la historia por sus dotes de estratega político y militar. Inclusive se dice que parte del libro “El Príncipe” de Macchiavello es basado en la vida de este rey, de quien se dice nunca hablo español ni en su niñez, ni en su mocedad y a quien, según algunos historiadores, gracias a su caballerosidad, al amor y a su inteligencia política debemos el hablar español y no catalán.

 

* Abogado y notario