•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El currículum del centro educativo convoca a un cruce de prácticas de enseñanza-aprendizaje-evaluación. Pero el centro también es testigo de un conjunto de factores de riesgo que necesita develar y contrarrestar. En sentido holístico, tales situaciones son también parte del currículum, en tanto constituyen oportunidades de aprendizajes en valores.

La Consejería Escolar (CE) que impulsa la Dirección de Consejería del Ministerio de Educación es, ante este escenario de complejidades, la instancia responsable de tomar el pulso a este cruce de prácticas y sensibilidades, y actuar en consecuencia con programas sostenidos de atención. La CE comprende varios campos de actuación: Pedagógico, Psicoafectivo, Orientación Vocacional, Trabajo Estudiantil y Comunitario y Escuela de Familia. Este amplio espectro se intensifica cada día, en tanto los nuevos factores de riesgo, antes invisibles, no sean eludidos.

El proceso de formación con dos diplomados recibidos por casi dos mil consejeros y consejeras de todo el país, en el período 2010-2011, de parte del consorcio de universidades (UNAN León, BICU, URACCAN, UCA) que aceptaron participar en el programa coordinado por el Instituto de Educación de la UCA, IDEUCA, facilitó el fortalecimiento de capacidades y actualización en estrategias de atención y valores efectivos en la CE. En ese contexto, la investigación realizada por IDEUCA aporta una exploración general de sus logros y dificultades, identificando fortalezas y desafíos, cuyo detalle se recoge en el libro: “Situación y desafíos de la Consejería Escolar en Nicaragua (2011)”. El trabajo que realiza CE posee mayores niveles de necesidad, en la medida que el alumnado se siente invadido por nuevos factores de riesgo que afectan su comportamiento, identidad y futuro.

Estos resultados investigativos patentizan el reconocimiento de los informantes al trabajo que realiza la CE y su incidencia efectiva. Las acciones que desarrolla la CE, con el apoyo y participación de directores, profesores, estudiantes y padres de familia, se orientan a prevenir y superar estas problemáticas que viven en silencio muchos alumnos.

Es sumamente amplio el espectro de situaciones atendidas por la CE, por cuanto la sociedad ingresa al centro educativo con sus bondades y sus factores de riesgo. La frecuencia con que se presentan estas situaciones conflictivas, da idea de su gravedad e intensidad, siendo la intensidad de su cuantía, inversamente proporcional a la existencia de un clima psicosocial y de valores positivos en el centro educativo.

Veamos dos ejemplos de resultados del estudio. Los casos que para consejeros y estudiantes se presentan con bastante o mucha frecuencia en la CE se comportan así: según los consejeros se dan con bastante o mayor frecuencia: VIH, Enfermedades de Transmisión Sexual ETS, embarazos, violencia de docentes hacia estudiantes, violencia intrafamiliar, violencia entre estudiantes (bullying), trata de personas, y consumo de alcohol. Esta valoración es más intensa para los propios estudiantes.

Así, los estudiantes de 5º año consideran que los casos mucho más frecuentes son: VIH, Violencia Intrafamiliar, Violencia entre estudiantes (bullying) y consumo de alcohol. Mientras tanto, los alumnos de 6º grado, sienten con mucha más frecuencia los casos de VIH, ETS, Violencia Intrafamiliar, Violencia de docentes a estudiantes, Violencia entre estudiantes (bullying), Trata de personas, y Consumo de alcohol.

Cuando se analiza la percepción que tienen los estudiantes sobre situaciones que se dan en el centro educativo y el número de casos que ellos conocen, los estudiantes de 5º año resaltan el mayor número de casos de: Abusos sexuales a estudiantes, Relaciones sexuales entre adolescentes, Embarazos de Adolescentes y Robos. Por su lado los estudiantes de 6º grado perciben que el mayor número de casos se da en: Relaciones sexuales entre adolescentes, Embarazos de adolescentes, Amenazas y chantajes (bullying) y Robos. Resalta en el estudio el reconocimiento de los informantes al trabajo e incidencia de la CE, aún cuando valoran que puede ser más efectivo, mejorando sus condiciones de trabajo, además de:

Mejorar el compromiso y articulación de las instituciones vinculadas al tema. Mejorar la coordinación interna entre estructuras del MINED, para una atención más efectiva. Diseñar indicadores de CE que contribuyan a perfilar una línea de base y valorar los avances. Realizar estudios especiales para profundizar en los factores de riesgo detectados más frecuentes, para brindarles atención más ajustada. Fortalecer el perfil del consejero con el reconocimiento, fondo de tiempo y espacio que les permita mejorar su trabajo.

 

* Ph. D. IDEUCA