•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Investigador del Programa Cultural del Banco Central de Nicaragua desde enero del 2007 y miembro correspondiente de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua a partir del 25 de agosto de 2010, Rafael Casanova Fuertes (Rivas, 1954) acaba de publicar un volumen donde reúne sus aportaciones historiográficas más recientes. Titulado Bordes ocultos/ El entretejido de nuestra historia, consiste en la compilación de 20 trabajos –casi todos aparecidos en diarios y revistas– sobre historia contemporánea de Nicaragua.

En el prólogo, Aldo Díaz Lacayo explicita la posición de Casanova Fuertes como historiador alternativo frente a la historia convencional con dos ventajas. La primera: ser rivense (y, por tanto, estar comprometido con los acontecimientos históricos desarrollados en el istmo del siglo XVI); y la segunda: ser historiador profesional, formado en Cuba y Nicaragua. Su tesis, “Conflictos político-sociales entre 1845 y 1849 en Nicaragua” (1995), permanece inédita.

Desde una perspectiva crítica, Casanova Fuertes examina hechos de la independencia centroamericana y de la Guerra Nacional; puntualiza la expansión costarricense a costa de Nicaragua, de 1824 a 1888; detalla aspectos de la revolución liberal (1893-1909) y plantea la alternativa política y social del Menismo (1910-12), o sea el movimiento encabezado por el general Luis Mena (1865-1928). La abundancia de fuentes primarias se destaca en esta investigación.

Para mí, la sección más consistente corresponde a “Sandino y su gesta libertaria”, la cual Casanova Fuertes la inicia remontándose a los movimientos “precursores” durante la dominación española y a las rebeliones populares del siglo XIX. Pero el ensayo medular lo constituye “Sandino ante sus detractores”. Pero otros no dejan de ser interesantes: “Las mujeres en el Pequeño Ejército Loco”, “Reencuentro con Calendario Segura, intelectual antimperialista desconocido en Nicaragua” y “Las rebeliones G.N. contra la intervención norteamericana (1928-1932)”.

Finalmente, “El otro lado de la historia de Nicaragua” se titula la sección donde el autor se siente más a gusto, demostrando mayor conocimiento personal e interés polémico. Sin ocultar su exmilitancia socialista, aborda temas de la lucha política y armada desde 1956 hasta el triunfo del FSLN. Un artículo sobresale: “Las revoluciones de Cuba y Nicaragua: 20 años después”. En otros rescata autores invisibles: “El caso de las FARN (1966-69)”.

En resumen, pese a su no muy buena redacción, vale la pena leer este nuevo aporte historiográfico de Rafael Casanova Fuertes.

 

* Escritor e historiador