•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fue a inicios de 1980 con la llegada al poder de Margaret Thatcher y Ronald Reagan que el fundamentalismo de mercado se instauró, implantándose como un  dogma de fe la doctrina de que “los mercados son perfectos”; es por eso que inmediatamente Margaret Thatcher ubicó en su agenda económica el tema de las privatizaciones y las desregulaciones del estado.

Margaret Thatcher perteneció a esa generación de líderes políticos que estaban convencidos en las teorías económicas de la mano invisible y el Laissez -faire de Adán Smith y abanderó el ideal político de la liberación de la economía.

Pero hay que recordar que desde la década de 1930 hasta inicio de los años setenta el pensamiento económico que prevaleció fue el keynesianismo el cual consideraba una gran participación del estado en la economía dando una connotación importante al concepto y alcances del estado, el estado regulador y el estado dueño de las industrias importantes en un país era el modelo imperante al momento que Thatcher llega al poder.

No obstante el modelo Keynesiano era desacreditado por el neoliberalismo económico, sus representantes teóricos como Ludwig Heinrich von Mises, Friedrich Hayek, y Milton Friedman por mencionar algunos consideraban que el estado coaccionaba las libertades individuales y que sin libertad económica tampoco habría libertad política ni libertad individual, por tanto el modelo económico que planteaban es el de no intervención del estado, es un modelo en el cual el estado debía participar menos en la economía y únicamente ser un agente facilitador.

Ahora bien el tema de las privatizaciones de las empresas y bienes del estado no era nuevo había sido mencionado 200 años antes por Adán Smith quien escribió en las Riquezas de las Naciones:

¨En cada gran monarquía de Europa, la venta de las tierras de la corona produciría una suma de dinero muy grande, que si se aplica al pago de las deudas públicas liberaría de la hipoteca un ingreso mucho mayor que el generado jamás por esas tierras para la corona…. Cuando las tierras de la corona, pasen a la propiedad privada en pocos años estarán mejoradas y bien cultivadas.¨

Y traigo esta referencia porque estas ideologías le proporcionaron a Thatcher un marco conceptual para su política económica y no hizo esperar la aplicación de medidas como las privatizaciones, para 1987 la participación de empresas del estado en el PIB de Gran Bretaña había pasado de un 11% en 1979 a un 7%, solo con este dato se interpreta el impacto que tuvo en la economía inglesas las privatizaciones tal y como lo mencionan John Vickers y George Yarrow en su libro un análisis económico de las privatizaciones.

Pero el Thatcherismo y su modelo de privatizaciones se popularizaron en el mundo y se exportó a América Latina como una receta de cocina en el llamado Consenso de Washington bajo tres conceptos: las privatizaciones traerían la eficiencia en las operaciones una vez que la manejaran lo privados (el estado es ineficiente) , los costos unitarios de los bienes y servicios serían más bajos (la eficiencia del sector privado se traduce en beneficios) y el estado burócrata dejaría de tener gastos en sus presupuestos al deshacerse de esas empresas, todo esto hoy en día es discutible pues el mismo modelo de privatizaciones lo que generó fueron grandes monopolios y el debilitamiento del estado frente a estos.

En el caso de las desregulaciones en el sector financiero fue en Gran Bretaña donde se originó este movimiento en la década de 1980 siempre como parte del proceso de la liberación de la economía que emprendió la baronesa Thatcher, pero esto no es sino el inicio del mal pues los sectores financieros en el mundo una vez que no tenían regulación o regulaciones laxas provocaron una corrupción privada que ha generado la peor crisis económica y financiera desde 1929.

El fallecimiento esta semana de la denominada dama de hierro nos ha hecho recordar que con la crisis financiera y económica mundial iniciada en 2007, se han caído todos los pilares de las políticas económicas del fundamentalismo de mercado y que las privatizaciones y desregulaciones de mercado han generado una gran desigualdad en el mundo.

 

* Msc. Catedrático de Finanzas