•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No comprenda a su prójimo y guarde su distancia. Aviéntese e ignórelo. Algún día, en medio de la espesura de la noche, encontrará el juguete triste de su infancia, pero no le hará reflexionar. Una aguja le hará gritar y sin embargo no será feliz. Tómese todo su tiempo para humillar al vecino y no lo comprenda. Usted necesita de enemigos para triunfar.

En cuestión de segundos, usted es miembro de la pandilla del miedo. Sus ademanes soberbios tienen variados impulsos mecánicos y eso es lo que importa y conviene. Juegue contracorriente y juzgue a los piadosos. Si ha descubierto algo provechoso para su círculo y los demás, quédese en su círculo y apriete el gatillo de sus insultos.

No agarre pleito ajeno, que no siempre el innovador de Francisco de Asís lo hace todo amigable. No lo piense mucho, hay que proceder con toda la violencia y asumir tal condición como natural. Pero no se enoje. Hay que cortar vara para amedrentar y partirle la boca al gritón, bravucón. Listo.

Tome práctica con los victimarios y sígales el rollo. Nunca faltan entrometidos en una fiesta. La fiesta es para los escogidos del círculo, no lo olvide.

Aunque me hayan visto en misa, soy un pecador entretenido. Digo lo que pienso. Juro que me contradigo en el respeto. Me harto de pusilánimes. De los coqueros sólo existe la mancha con macha brava. Quieto. La policía no vigila la senda. Los uniformados están corriendo tras la pista del inocente.

Hoy martes no sale la luna y los ladrones aprovechan para robar la ciudad en pedazos. No diga mentiras, diga verdades y se convertirá en un perseguido. La mujer no sigue (no ama) a su marido y el luto lo guarda el árbol del patio. Después del rumor, lo que se escucha es la suerte vencida por el ruido.

Eso dijo el juez y está preso.

 

* Poeta y periodista