•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Arte vs desastre

La “modernidad” visitó Chontales y con ello la peste de la destrucción. ¿Te acuerdas de la iglesia católica de 1960? Fue sustituida por un terraplén de cemento y hierro armado que muchos llamaron arte, afirmando que ya Chontales había dado un paso gigantesco en la arquitectura. Con estos movimientos ha cambiado radicalmente Juigalpa. ¿Dónde están los protectores del patrimonio municipal? ¿Quién autorizó que derribaran la casa, esquina opuesta a Bancentro? A la hora de respuestas, todos nos quedamos mudos. El único que se ha mantenido firme ante los avances “modernistas” del arte en Chontales es don Franklin Navarrete, su íntegro trabajo de artesano, labrador y forjador del metal, y desde su estrado-taller, imparte cátedras a todos los herreros de este departamento. Si los mineros en Santo Domingo se resisten frente a la B2Gold y sus prácticas imperialistas, los conservacionistas en San

Ramón, Matagalpa, dan muestras del amor a su tierra, y don Franklin sigue usando mazos, yunque, fragua, y fuego para darle forma a sus verdaderas obras de arte.

Gracias a su ambiciosa decisión los chontaleños nos ponemos de pie ante una eminente muestra de originalidad: su trabajo. Si Chontales ha sido cuna de nobles maestros; destacados toreros y toreadores; de políticos (aplaudidos o aplastados por el juicio público); de poetas, narradores, historiadores y novelistas como: Agustín Sequeira Argüello, es la cuna del último forjador, Don Franklin Navarrete —testimonio vivo de la terquedad—, héroe del arte monumental de Chontales.

Alexander Zosa

Cómo evitar accidentes de tránsito

A raíz de tantos accidentes de tránsito y las consecuencias fatales que éstos traen, escuché por ahí que la jefatura de tránsito planea poner mano dura a los conductores, suspendiéndoles la licencia de conducir en cuanto incurran en una infracción.

Pienso que el quitar licencia de conducir no evitará los accidentes, ya que mientras dichos conductores no hagan conciencia del riesgo que existe en la carretera, del conducir en estado sobrio y cortésmente, respetar los límites de velocidad y amar a los semejantes como así mismo; seguiremos lamentado víctimas.

Ing. Francisco Corea Lanza

El Sistema Judicial de nuestro país

En días pasados un señor de 60 años (persona, por la edad se supone respetable y responsable ¿?). Promovió un accidente de tránsito con la pérdida de la vida de un niño. Ocurrido esto por manejar en estado de ebriedad y desatender una señal de tránsito. Con esos atenuantes es altamente culpable de homicidio.

Sin embargo leyendo en publicaciones referente al caso, la familia con él llegarán a un acuerdo pecuniario, mientras la Fiscalía asume el derecho de acusar o no a este irresponsable.

Inquiero. Si cometió un delito “PENADO POR NUESTRAS LEYES”, justo es que pague ante las mismas esta infracción, independientemente que pague o no pague a la familia del occiso. Quienes (deben ser personas de escasos recursos) recibirán una ayuda, que quizá sirva o no para paliar el dolor por la pérdida sufrida.

Con ello, estamos abriendo una gran brecha, la cual discrimina a unos de otros. Quién puede pagar queda impune, quien no puede pagar al “tabo”. Si alguien cometió una canallada, que pague su delito tenga o no tenga posibilidades de “tapar el sol con un dedo”. Y mañana, a manejar en estado de ebriedad de nuevo y, a cometer o matar a quién sabe cuántas personas más. Que la Policía de Tránsito, a estos señores, les suspenda definitivamente la Licencia de Conducir. Con ello, en nuestro país quizá tengamos un poquito más de respeto por las leyes de tránsito y por nuestros conciudadanos, respetándoles su vida.

José Jesús Sequeira Monge