•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En una de las cosas donde más sentí el cambio de las universidades de Estados Unidos a esta de Nicaragua, fue que aquí los estudiantes participan más en política, lo cual les hace perder tiempo de estudio, y yo no era la excepción, pues fui líder estudiantil en Nicaragua en los 60.

Fui Secretario de Relaciones Internacionales del FDC, y como tal participé en huelgas, congresos estudiantiles nacionales e internacionales, reuniones clandestinas, cursos de política, y estuve preso por política mientras fui estudiante.

Cualquiera diría que uno no puede escapar a ello, pero viéndolo desde la perspectiva de un graduado profesional creo que se puede y se debe evitar. ¿Por qué no lo evité yo? Bueno, porque uno es víctima de la vanidad y es presa fácil de las presiones de tus pares.

Uno quiere justificarse con frases como “quiero salvar al país”, “mi país me necesita”, “no hay que ser egoísta, ni cobarde; hay que participar”, etc. Además de temer que te califiquen de “vende patria”, “estudioso rigioso”, “ratón de biblioteca”, etc. Entonces empezás a exagerar las cualidades de los líderes estudiantiles.

Es como aquella frase aplicada a los intelectuales: “Los poetas enturbian el agua para verse más profundos”. Así, uno les hace propaganda gratuita a llamados líderes universitarios, sin que lo merezcan.

La realidad es que la principal obligación del estudiante es estudiar, y no es cierto aquello de “vende patria”, porque un buen profesional al graduarse con calificaciones y sin pérdida de tiempo, además que le cuesta menos al país, pronto estará dando empleo a decenas de personas, y eso es “Hacer patria”.

En Estados Unidos el estudiante universitario está allí para estudiar, muchos trabajan parte de tiempo para poder estudiar, otros trabajan un semestre para poder pagarse un año de universidad, y así van hasta que se gradúan. Y esos profesionales luego forman empresas, emplean gente; realizan inventos para ayudar a humanidad, donan su tiempo y dinero para causas nobles, y hasta vienen a ayudarnos a nosotros, en su tiempo y pagando sus gastos, sin pedir un centavo a cambio.

¿Qué es mejor? “Hacer Patria” vs. “Temor a ser llamado vende patria”.

 

* Historiador