•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La crisis económica, social, política, cultural y ecológico/ambiental de los países que integran el sistema de naciones de capitalismo mundial, hace que sus gobernantes sean cada vez más recalcitrantes, cínicos, agresivos e irrespetuosos en el contexto de las relaciones internacionales entre los pueblos que buscan el diálogo, la paz, y el desarrollo.

Las organizaciones creadas para el equilibrio mundial y la coexistencia pacífica son irrespetados y arrastrados para el cumplimiento de sus caprichos e imposiciones sin importar el derecho internacional.

Un total de cuarenta resoluciones para que el Reino Unido se siente en la mesa de negociaciones con Argentina para ceder Las Malvinas a sus legítimos dueños, han sido emitidas, pero Cameron, los conservadores y el Foreing Office, con una posición de fuerza e irrespeto, desconocen al comité de descolonización de la ONU.

Ante la falta de argumentos jurídicos, legales, políticos e históricos por la ocupación de las islas Malvinas, Cameron, en una actitud grosera, cínica y vulgar para el sistema de Naciones Unidas, ordena un referéndum para que los habitantes que viven en las islas, ingleses que han sido llevados como colonizadores, opten si quieren pertenecer al Reino Unido o ser argentinos. Este accionar constituye un acto de insensatez y desfachatez en su máxima expresión.

Una vez más la “culta, democrática y civilizada” Inglaterra ofrece cátedra de relaciones internacionales, de respeto al Sistema de Naciones Unidas, al orden jurídico internacional y a la convivencia pacífica entre las naciones, al desconocer al secretario general de la ONU como garante de las conversaciones; propuesta formulada por Argentina, demostrando una vez más el respeto ante el uso de los canales civilizados para resolver los conflictos de orden internacional. Lo anterior prestigia aún más la política internacional de la presidenta argentina y de su pueblo.

América Latina ha cambiado. Argentina cuenta con el apoyo de la CELAC y UNASUR. Ambas instancias deben presionar al Reino Unido para que regrese las Malvinas a la patria del “Che” Guevara. Pero esto no debe quedarse en buenas intenciones.

Debe demandarse el cambio de opinión de Inglaterra mediante movilizaciones masivas de la población del continente y del mundo, así como la lucha a lo interno de la ONU para cambiar, o ajustar su status a la realidad del mundo moderno, deben ser acciones a tomar para doblegar a los poderosos que, como un destino manifiesto, se creen y autollaman los designados y escogidos por Dios para someter a los pueblos pobres. La ONU no puede continuar siendo un instrumento manipulable como un títere, al gusto, antojo y caprichos de los poderosos.

En todo caso, estas movilizaciones deben salir de nuestro país. Quedarse inmovilizados solamente denunciando no conlleva a la presión y solidaridad que demanda Argentina.

Nicaragua y el FSLN tienen una deuda con Argentina, ya que cuando comenzó el FSLN, el Comandante Ernesto “Che” Guevara, estuvo al frente de la coordinación para el nacimiento de la guerrilla nicaragüense la cual daría al traste veinte años después con la dictadura militar somocista. Estamos en guerra contra el sistema del capitalismo e imperialismo mundial.

Las Malvinas es un frente de combate que debemos librar los latinoamericanos y caribeños con mucha decisión coraje y espíritu de Victoria. Tarde o temprano los colonizadores, depredadores y saqueadores de nuestras riquezas naturales deberán abandonar el suelo patrio latinoamericano.

Mientas tanto, debemos continuar la batalla en todos los frentes para la recuperación del archipiélago argentino porque la victoria de este pueblo, es la victoria de todos. El esfuerzo de unidad del extinto Comandante presidente Chávez debe continuar. Malvinas constituye una prueba fehaciente para avanzar en este combate para la liberación del colonialismo, capitalismo e imperialismo.

* Docente, UPF San Carlos