•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace unos días fue entrevistada una de las ideólogas y gestora de la ley 779, doctora María Asunción Moreno. La jurista defendió la discriminatoria ley, dejando clara su animadversión a los hombres. Es deplorable que personas dizque entendidos en las ciencias del derecho, intenten en estos tiempos dar conceptos desnaturalizados de lo que el mundo moderno entiende como igualdad ante la ley.

Solo se analizarán algunas preguntas y respuestas sobre el tema:

P. ¿Usted como mujer ha sufrido violencia alguna vez? R. “Yo no sufro violencia física ni psicológica, pero hay otro tipo de violencia como desigualdad en las oportunidades, en el ámbito social y político, lo que la ley busca es una equidad de género, no una discriminación de género”. P. ¿Qué le diría a los hombres que le tienen miedo a la ley? R.“Los hombres y las mujeres de la sociedad no son responsables de la violencia en forma individual, pero lo son en forma colectiva”. P. Lo que se piensa es que con cualquier denuncia de una mujer, el hombre pierde todo. R. “¿Quiénes son los responsables de la violencia? Son los hombres agresores, los hombres que ejercen violencia contra las mujeres, ese es un tema que hay que tener claro”.

P. ¿Y los hombres que sufren violencia? R. “El reconocimiento legal del derecho de las mujeres a vivir sin violencia, no lleva consigo el desconocimiento de la violencia que sufren los hombres, solo que esta no tiene su origen en la desigualdad de género”. P. ¿Y cuando una mujer ejerce violencia contra otra mujer, ¿por qué eso no es violencia contra las mujeres? R. “Este tipo de violencia no tiene su origen en la desigualdad y discriminación por razones de género. No es una violencia de género... en cambio en estas relaciones de lesbianas no hay una violencia de género, si hay violencia, otro tipo de violencia”. P. Lo que muchos opinan es que la lesbiana se cree hombre. R. “Pero son mujeres, desde el punto de vista de sexo ambas son mujeres. Que la opción sexual sea el mismo sexo, en este caso por otra mujer, no significa que no sea mujer, sí son mujeres”.

La lucha por la igualdad es tan antigua como la humanidad misma. En la sociedad romana los patricios aprobaban leyes en perjuicio de los plebeyos; éstos, ante semejante discriminación lucharon y lograron instituir la figura del tribuno.

En el siglo XV, con la conquista de América, las leyes del conquistador español no reconocían derechos a los aborígenes, éstos fueron esclavizados para trabajar en las minas de oro y plata donde morían por extrema explotación. Igual situación vivieron por siglos millones de esclavos traídos de África. Aún en el siglo XX los negros en Sudáfrica y EU eran discriminados.

Lo planteado por la doctora Moreno es una especie de Apartheid, pero maquillado; sin tapujos dice que hay violencia de género cuando el que ejerce es el hombre contra la mujer, pero no es violencia de género cuando una mujer mata a otra mujer y cuando la mujer mata a un hombre, por tanto la sanción a la mujer por quitar la vida a otro ser humano es mucho más tolerante.

Es un invento de mentes calenturientas el concepto de violencia de género, a través de la cual se quiere camuflar la discriminación contra los hombres. La violencia es violencia, venga de donde venga; no tiene apellido. Las consecuencias de la violencia deben ser castigadas con el mismo peso de la ley; no importa si el autor es hombre o mujer. Eso es lo que se debe entender como igualdad ante la ley.

 

* Abogado y notario