•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace algunos meses publiqué un artículo sobre pesas y medidas que se utilizan en Nicaragua, específicamente el Sistema Internacional de Unidades (SI), versión moderna del Sistema Métrico Decimal. Este Sistema de Medidas se oficializó en nuestro país en 1996 con la Ley 225 sobre Metrología.

Aún con esta Ley los nicaragüenses seguimos siendo objeto de fraude por parte de quienes nos venden litros o libras, según sea el caso. Vamos a una gasolinera y compramos litros de gasolina y nos dan 946 ml. de gasolina y no los 1000 ml. que contiene el litro, según el Sistema Internacional de Medidas (SI).

Vamos a cualquier pulpería a comprar un litro de leche y nos dan una bolsa conteniendo 900 ml. Compramos una libra de azúcar y nos dan una bolsa conteniendo 400 gramos y no los 454 gramos que contiene una libra, según el Sistema Internacional de Medidas. Le hacemos reclamo al pulpero y ellos aducen que así las compran y que eso no es culpa de ellos. Solo falta que al comprar una docena de huevos nos entreguen once unidades y no las doce, según el Sistema Internacional de Medidas (SI).

Se me viene a la mente, y quisiera estar equivocado, que una inmensa mayoría de los nicaragüenses no saben cuantos ml. contiene un litro o cuantos gramos contiene una libra. Lo que sí han demostrado saber es cuántas unidades contiene una docena. Estoy seguro que los productores de leche que entregan su producto a las plantas acopiadoras entregan litros de 1000 ml. Pero la población consumidora recibe bolsas con 900 ml. y nos cobran por litro.

Ni el INE, Mific y el INDEC han dicho una sola palabra sobre estas anomalías que se dan en todo el territorio nacional. La verdad es que el que calla otorga. Para colmo, ahora viene otro ente regulador a autorizar a la empresa telefónica CLARO, otro golpe a los usuarios del servicio telefónico.

La empresa CLARO ofrece el servicio de poder hacer llamadas de un teléfono convencional a un teléfono celular. Pero miles y miles de usuarios se quejaban de que en sus facturas les cobraban grandes cantidades de llamadas a celulares que los usuarios aseguraban no haber realizado (yo fui uno de ellos), optando por solicitar a la empresa CLARO, restringir este servicio, sin costo alguno.

El famoso ente regulador le autoriza a la empresa CLARO nos cobren por el hecho de tener restringido el servicio de llamadas a celulares desde un teléfono convencional. Si la empresa CLARO ofreciera dos o tres servicios más en los teléfonos convencionales y el usuario no quiere tener esos servicios, entonces, ¿estaría obligado a pagar por no tener esos otros servicios? Lo más seguro es que el famoso ente regulador autorice a que nos cobren por todos los servicios que no deseamos tener en nuestros teléfonos convencionales.

Instituciones como el INE, MIFIC y el INDEC están obligados a defender a los consumidores y usuarios, de lo contrario serían cómplices del fraude que se está cometiendo en todo el territorio nacional, o a lo mejor estos señores no visitan las pulperías y no toman la leche aguada que consumimos la mayoría.

 

* Médico veterinario.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus