•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para darnos una idea de cómo se encuentra Nicaragua en relación a sus vecinos, revisamos los datos de varios indicadores de nivel de vida y los comparamos. Los datos del PIB per cápita, el índice de alfabetización y el nivel de pobreza fueron tomados del Banco Mundial, el nivel de bancarización de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) y el ranking por Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Mientras Costa Rica y Panamá tienen un PIB per cápita superior a los US$9 mil anuales, Nicaragua alcanzó, para el 2012 un per cápita de US$1,587 último en el istmo, un 70% del monto hondureño.

En el caso del nivel de alfabetización, este ronda el 67.5% de la población, otra vez, muy por debajo del 95% y 91% de Costa Rica y Panamá respectivamente, último de nuevo.

En lo referente a la bancarización, el acceso del nicaragüense al sector financiero se limita al 13.08% de la población, mientras costarricenses y panameños pasan el 40%. Otra vez últimos, muy por debajo del quinto lugar: Guatemala (32%).

¿Y nuestro nivel de pobreza? El 42% de la población vive con menos de US$1.25 dólares diarios, o sea, en pobreza extrema.

Un dato que aglomera muchas de las realidades de un país es su Índice de Desarrollo Humano, ideado por el Premio Nobel de Economía (1998) y profesor de Harvard Amartya Sen, y desarrollado para el Programa de Las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) por el economista pakistaní Mahbub ul Haq, el índice se basa en indicadores de salud, educación, riqueza, esperanza de vida y acceso a servicios básicos entre otros.

Nicaragua solo aparece por encima de Guatemala, quien a su vez es penúltimo en Latinoamérica, superando al desaventurado Haití. A nivel mundial nuestro puesto es el 129 de 187, o sea, entre el 40% menos desarrollado del mundo.

¿Y cuándo saldremos de esto? Pues probablemente no será durante nuestro tiempo. Según un estudio de septiembre del 2012 del Banco Interamericano de Desarrollo, Nicaragua tiene la tasa de asistencia escolar más baja de Latinoamérica, 88% en primaria, 56% en secundaria y solo el 15% en educación superior. Además, los años promedio de educación que recibe un adulto en nuestro país es de 6.9 años, mientras que el resto de Latinoamérica promedia 8.7, y encima tenemos las tasas más altas de abandono tanto en primaria como en secundaria. En el nivel secundario, Nicaragua tiene la tasa de finalización más baja de toda la región; solamente el 20% de los jóvenes de 20 a 24 años alcanzan este nivel. En el resto de la región, esta tasa se ubica en el 52%, y en los países centroamericanos y México el 41%.

Como vemos, nuestra realidad no da para sentirse complacido, pues aunque todos amemos nuestra tierra, la verdad es que como nación tenemos poco que demostrar. A nivel individual, en logros muy específicos, podemos sentirnos orgullosos de algunos nicaragüenses que han destacado en la literatura, el arte, los negocios y el deporte, pero nuestros liderazgos políticos han sido tan mezquinos que después de casi 192 años de existencia, nuestra realidad a lo sumo es mediocre.

El mejor ejemplo es nuestro actual presidente, al que admiramos tanto, según las encuestas, ha estado al frente de la política nacional en los últimos 34 años, 50% del tiempo como presidente y el otro 50% como máximo dirigente del mayor partido político del país; ¿qué ha logrado desde entonces? ¿Cuánto tiempo más necesita para darse cuenta que ningún país sale adelante si no se establece un Estado de Derecho? Ese que garantiza elecciones libres y transparentes, un Poder Judicial despolitizado y un irrestricto respeto a la propiedad privada y a la libertad de expresión.

El americano Agustine “Og” Mandino escribió que los mediocres, “de una forma u otra han perdido sus sueños, sus ambiciones, sus deseos de una vida mejor. Han renunciado a su lucha por la autoestima y han comprometido su gran potencial. Se han conformado…” ¿Será que tanto él, como el resto del país nos hemos conformado?

 

* Economista

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus