Clemente Guido Martínez *
  •  |
  •  |

El 2 de diciembre del año 2000, la UNESCO otorgó a León Viejo de Nicaragua, el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad. Entonces contaba León Viejo con un Plan Maestro de cinco años (2000-2005), para ponerlo en concordancia con el título otorgado por el Comité del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En homenaje a nuestro querido Sitio Histórico Colonial, comparto con los lectores de END, un hallazgo documental que recientemente realicé, por medio del cual se demuestra que la conciencia de León Viejo se perdió en el Siglo XX, pero que en el Siglo XIX, era común hablar del lugar, dado que por esa ruta se acostumbraba –y era la única-, para acceder por vía lacustre a Managua, procedente de León.

En la Gaceta Numero 33, del Miércoles primero de mayo de 1889, encontramos la siguiente noticia:

“Sección Editorial. En el Vapor de la MALA del Pacífico que tocó en el Puerto de Corinto en la mañana del 28 del presente mes, llegó el Sr. Doctor don Adán Cárdenas, Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario de la República ante varias cortes de Europa. Un tren expreso lo condujo a León Viejo, de donde a bordo del vapor “Progreso” de la Compañía de Navegación del Lago  vino aquí a las 6 ½ de la tarde. Varias personas notables de esta ciudad, León y Chinandega, habían ido a encontrarle hasta corinto, y el Sr. General don Isidro Urtecho y los Señores Sub-Secretarios de Relaciones y de Gobernación, hasta Momotombo”.

El documento no da lugar a dudas: “Un tren expreso lo condujo a León Viejo”, dice. Por esa causa, en los mapas elaborados en esos mismos años, dos toponimias son comunes y luego desparecieron: Moabita y León Viejo. La primera, indígena, Moabita, todavía en uso antes de la inauguración de Puerto Momotombo en 1885, así se refieren al lugar de desembarco y embarco de León a Managua, desde donde se viajaba en diligencia tirada por caballos; y la segunda, hispana, León Viejo, olvidada posteriormente.

Lo alarmante es que León Viejo ha sido objeto de interés nacional desde 1967, año de su relocalización por la UNAN de León, y en varias ocasiones ha sufrido el mismo destino: El olvido y el abandono. Por ejemplo, después del terremoto de 1972, nadie más volvió a referirse a León Viejo, pues sus Ruinas no competían con las Ruinas de la Capital destruida por el terremoto de aquél fatídico diciembre.

Fue hasta la década de los 80, con el Ministro Ernesto Cardenal, que volvió a ponerse atención a las Ruinas, dañadas en mucho por el olvido y el abandono. Fondos provenientes de la Organización de Estados Americanos le dieron un aliento vigoroso, pero con la compactación del Ministerio de Cultura en 1988, nuevamente León Viejo volvió al olvido. Al punto que en el año 1993, visitar las Ruinas era un doloroso momento para los amantes de la historia, al ver tanta desolación y abandono.

Sin embargo, en el período de 1997 al 2001, León Viejo recuperó interés desde el Gobierno Nacional, lográndose con este nuevo impulso, alcanzar la tan aspirada titulación de Patrimonio Cultural de la Humanidad. Más la amenaza del olvido y el abandono están siempre pendientes de las Ruinas que ya cuentan con 483 años de antigüedad.

Al iniciarse este año de 2007, el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), anunció un plan de descentralización de León Viejo, para pasarlo a la Alcaldía de La Paz Centro, el cual fue rechazado por numerosos intelectuales, incluyéndome a mí, no porque menospreciemos a la honorable Municipalidad, sino porque conocemos de su difícil situación económica y técnica, que le impedirían una adecuada atención a tan importante sitio histórico colonial. Aunque, con un refuerzo técnico y económico, el proyecto tal vez podría dar resultado.

Lo cierto es que la inestabilidad en la Dirección General del INC (dos directoras y un director han ocupado la silla desde el 10 de Enero del 2007), ha creado una situación irregular en el INC, que –acompañado de una política de poca o ninguna comunicación sobre sus planes en proceso-, han impedido saber a ciencia cierta cuál es la política oficial del Gobierno para las Ruinas de León Viejo.

En mi opinión, el Gobierno debería convocarnos a quienes de una u otra manera hemos apoyado para que León Viejo sea lo que es hoy en día, para que juntos unamos esfuerzos en pro de una adecuada atención al cumplimiento del Plan Maestro de Manejo del Sitio, que de hecho ya caducó (2000-2005).

Al cumplirse siete años de la declaratoria de León Viejo, Patrimonio Cultural de la Humanidad, hago votos para que en el año 2008, se le vuelva a dar el lugar que le corresponde en los planes prioritarios del INC, pues de lo contrario, estaremos una vez más ante el olvido y el abandono, que tanto daño le han hecho a nuestra querida primera Capital de Nicaragua.

*Historiador.