•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El 17 de mayo se celebra el Día de Internet. Es una efeméride que se viene celebrando desde el 2005, impulsada por la Asociación de Usuarios de Internet y por la Internet Society. La Cumbre de la Sociedad de la Información hizo eco de esta iniciativa y en noviembre de ese mismo año decidió proponer a la ONU que el 17 de mayo se celebre oficialmente el Día Mundial de la Sociedad de la Información.

Siete años después que se celebró la primera fecha en 2006 muchos considerandos salen a colación. Hoy la sociedad está más conectada que nunca. Según datos de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), se prevé que el número total de personas conectadas a Internet supere los 2.7 mil millones este año, en tanto que el número total de aplicaciones descargadas por todo tipo de dispositivos sobrepasará los 50 mil millones.

El rápido crecimiento de la banda ancha ha disparado el tráfico IP (protocolo de Internet) mundial desde el modesto petabyte de hace dos decenios hasta los 44,000 petabytes estimados a finales del año pasado.

Este enorme volumen significa que se llevaría mil 100 años descargar ese volumen de datos por un enlace de banda ancha de 10 Mbps, o más de 200 mil años con una conexión de marcación telefónica. Solo en 2013, se prevé que el tráfico IP aumentará aproximadamente 14 exabytes por mes, el equivalente mensual del doble de tráfico mundial total acumulado durante el decenio comprendido entre 1994 y 2003.

Ahora se dice que el aumento de la web móvil significa que todo el mundo estará en línea para 2020. ¡Todo el mundo! Para entonces casi ocho mil millones de personas. También, que las organizaciones de noticias no podrán seguir el ritmo de las noticias de última hora, ya que será imposible seguir fuentes en tiempo real como en las redes sociales del tipo Twitter o Facebook de ahora.

A medida que la web se expande, comenzarán a surgir revoluciones más casualmente y más a menudo que en cualquier otro momento en la historia, en naciones con gobiernos opresivos. Ya vimos lo de Libia, Egipto, Argelia y otros países de Oriente. Pero este avance tiene un costo. Y un costo demasiado elevado. Más personas utilizarán la tecnología para el terror. Aunque una presencia web también facilitará encontrar a esos terroristas, esto no elimina el temor que se incrementará entre los usuarios.

La vigilancia a cualquier persona está a la orden del día. Facebook o cualquier tipo de red se presta para estas pesquisas. ¿O dónde creen que están la mayoría de los servidores donde alojan los petabytes de toda la información contenida en las redes sociales, tales como dirección personal, fotos, números de teléfonos, etc., etc.?

Solo para citar un ejemplo: Esta semana del Día de Internet, corrió el rumor de que cualquiera que utilice el programa de comunicación Skype automáticamente acepta que su empresa matriz, Microsoft (anclada en Redmond, EU), lea todo lo que escribe.

El portal alemán de noticias tecnológicas, Heise Security, dice que los URLs del protocolo HTTPS enviados mediante el servicio, reciben una visita discreta por parte de la sede de Microsoft en Redmond. Grupos civiles enviaron una carta abierta a Microsoft cuestionando la seguridad de las comunicaciones tras su adquisición de Skype en 2011.

Hay preocupación de las principales empresas de seguridad en el mundo sobre la invasión de la privacidad de las personas. Gobiernos potencias como EU, China y Rusia, han creado unidades de defensas (o de ataques según se vea) cibernéticas. Ya en el pasado vimos el ataque a una planta nuclear iraní, y eso alarmó al mundo. Lejos de ver que Internet es la panacea de la actualidad para la humanidad, hay peligros que encierra y que deben tomarse con mucha calma.

Nicaragua, que está lejos de alcanzar cifras aceptables dentro del ranking de las tecnologías de la información en el mundo, igualmente sale afectada con todos estos riesgos, máxime si en el país no se guardan las medidas necesarias para respaldar y resguardar al cien por ciento la seguridad de sus ciudadanos, pese a observarse esfuerzos encaminados en este sentido con la aprobación de algunas leyes que castigan el delito informático.

Celebremos el Día de Internet porque nos acerca, nos comunica, nos informa; pero también aceptemos la responsabilidad que acarrea estar todo el tiempo en línea.

 

* Periodista especialista en TIC