•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Poco sabía de la cantante, compositora y actriz norteamericana Beyoncé, hasta que vi la película La Pantera Rosa, en la que también actúa Steve Martin, en el papel del Inspector Clouseau. Menos sé de su esposo Jay-Z, uno de los artistas más exitosos del hip-hop y uno de los raperos más ricos del mundo.

Resulta que Beyoncé y Jay-Z, junto con varios familiares, decidieron viajar a Cuba. Fue hermosa la acogida que les dio la población cubana. A través del internet se pudo apreciar la entusiasta bienvenida que les dieron en un centro infantil de La Habana. La visita se convirtió en una especie de fiesta popular.

No habían regresado a su país, los Estados Unidos de América, cuando congresistas de origen cubano denunciaron el viaje y exigieron que se les investigara para establecer si se habían dado violaciones a las leyes del embargo contra Cuba. Hubo todo un escándalo por el simple hecho de haber hecho una visita que miles de turistas de otros países, sobre todo europeos, hacen a Cuba.

Al contrario, Yoani Sánchez, la bloguera cubana, conforme las nuevas leyes, viaja fuera de Cuba a los países que ella decide, dando declaraciones sin que a su regreso sea encarcelada o señalada como delincuente, como ocurrió con Beyoncé y Jay-Z. Un verdadero contraste. Una mascarada de quienes se declaran defensores de la libertad.

El 23 de febrero de 1903, el primer presidente de Cuba, Tomás Estrada Palma, en un gesto de entreguismo y servilismo con el imperio norteamericano, dio en arrendamiento perpetuo el territorio situado en la Bahía de Guantánamo. Además de ser una afrenta a la integridad territorial de Cuba, es una prisión donde se violan los más elementales derechos humanos.

Las denuncias se han dado a nivel internacional. Se han publicado fotos. Se ha cuestionado al gobierno norteamericano. Sin embargo, hay organismos y personas que se rasgan hipócritamente las vestiduras a la menor denuncia contra el gobierno de Cuba, mientras que en Guantánamo se violentan las propias leyes norteamericanas. El fariseísmo ignora la barbarie carcelaria de la Base Naval de Guantánamo.

Molesta el prejuicio y la saña contra Cuba. Es innegable que existen problemas que el gobierno y el pueblo enfrentan con entereza y dignidad. Cuba es un ejemplo de solidaridad, bien lo sabemos los nicaragüenses. Cuba nunca ha dado lo que sobra, sino que ha compartido lo que tiene, a veces con grandes sacrificios. En Cuba lo que sobra es la generosidad fraterna con los países más necesitados.

 

* Periodista e historiador