•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Qué pueden aportar los medios de comunicación para que esta trilogía se convierta en el instrumento clave para ir construyendo una forma de pensar diferente e ir desarrollando lo que denominamos la inteligencia humana, que no es más que la capacidad cualitativa y cuantitativa que tiene el ser humano para generar, analizar y procesar información?

Desde esas perspectivas los diferentes discursos en los medios de comunicación pueden contribuir a ir formando una cultura de aprendizaje diferente, un conocimiento basado en la información y un aprendizaje significativo útil para la toma de decisiones.

Los sistemas educativos no están respondiendo a estas demandas; es más, se dice que la escuela cercena la inteligencia del ser humano, encasillándolo en un modelo de orden reproductivo, donde la capacidad de pensar cada día se convierte en un dolor de cabeza para los estudiantes.

Por otro lado, lo que mejor sabía hacer la educación formal, que era la enseñanza de la lectoescritura, ya va perdiendo espacio con el surgimiento de las nuevas tecnologías y con la auge de lo que se denomina edu-comunicación, donde los medios son los grandes acompañantes en el proceso de desarrollo de la inteligencia humana; estos se convierten en un recurso indispensable para el acompañamiento de la formación de los futuros profesionales en los diferentes campos del saber.

Cuando McLuhan escribió en la década de 1960 sobre “el aula sin muros”, diciendo que los medios disputaban la preeminencia educativa en la escuela, en relación a la transferencia del conocimiento y de los procesos de aprendizaje, no hubiera podido imaginar lo que sucede hoy día, cuando la tecnología va marcando el paso de estos procesos en la producción de conocimiento.

Nadie parece dudar que el aprendizaje enriquecido tecnológicamente sea el destino del aprendizaje en el futuro; nadie está exento de la necesidad de utilizar las nuevas tecnologías como un recurso para enfrentar las nuevas exigencias profesionales, basadas en las competencias adquiridas: conocer, saber y saber hacer, complementadas con un componente que los hará más integrales como profesionales con valores.

Según J.M. Pérez Tornero y Tapio Varis, “del mismo modo en que el surgimiento del libro y de la imprenta propició nueva conciencia individual, el aprendizaje adquirido con las TIC está generando una nueva pedagogía, la edu-comunicación, un saber que se crea en la intersección de la comunicación y la educación, que interesa tanto al docente como al discente, así como, en general, a todos los medios con dimensión educativa, y que se alía de un modo natural al movimiento de la alfabetización mediática”.

Desde esas perspectivas estamos frente a lo que jamás nos podíamos imaginar: vivir en una burbuja mediática. Internet, telefonía móvil, videojuegos en red, redes sociales etc. Hoy más que nunca el mundo está más comunicado y mejor informado de los acontecimientos en cualquier parte del universo; estos son vistos, escuchados o leídos de manera inmediata.

Es así que se confirma lo que Ignacio Ramonet plantea acerca del poder que tiene hoy en día la comunicación: la famosa ecuación de las cuatro letras PPII: La comunicación es Planetaria, Permanente, Inmediata e Inmaterial. Son las características de Dios, sin tratar de generar polémica acerca de esto. Eso fue lo que yo aprendí cuando iba a dar mi primera comunión: la catequista nos decía que Dios estaba en el cielo, en la tierra y en todas partes. Pues eso es ahora la comunicación.

Finalizo con esta cita de Varis que me parece necesario para reflexionar y tomarla en consideración: “Está naciendo de hecho una sociedad educadora y educativa y la escuela en sentido amplio no será solo una escuela comunicada apoyada por las TIC; será una escuela comunicante, es decir, una escuela que participará activamente en el seno de una sociedad educativa y que intervendrá y deberá intervenir cada vez más en el debate, la clarificación de los asuntos públicos”.

Las nuevas formas educativas en cuanto al conocimiento y los procesos de aprendizaje descansan en esa trilogía (Medios, Comunicación y Educación) que hoy no se puede ver de manera separada. Tiene que haber un diálogo permanente donde cada una aporta desde su respectiva disciplina los conocimientos necesarios para poder darle respuesta a lo que hoy exige el mundo moderno.

 

* Consultor y Docente Universitario

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus